VECTOR X

El jefe Amet


Luis Antonio Vidal

HOY, LA HISTORIA NO ES DIFERENTE. INGOBERNABILIDAD POR INCOMPETENCIA Y MÁS SAQUEOS.
 
Recién nombrado en el gabinete de Arturo Núñez en el 2012, un funcionario se acercó a su nuevo jefe para exponerle su inquietud de resolver asuntos sin necesidad de “tocarle la puerta a cada rato”.
 
Núñez le dijo en voz baja: “Ven mañana a mi despacho, ahí te diré el secreto”.
 
El funcionario fue recibido por el gobernador quien estaba acompañado de Amet Ramos. “Lo que necesites lo ves con Amet”. A lo largo de su desempeño, el funcionario no tuvo mayor conflicto en su relación con el portador de las llaves mágicas quien pasó de la secretaría técnica a la de Administración y luego a Finanzas.
 
“En verdad -confió a esta columna el confidente-, Ramos pesa en serio en el gabinete y se le protegerá contra viento y marea”. Núñez al principio de su gobierno, empero, prefirió hacer secretario de Finanzas a Víctor Lamoyi, “mientras Amet aprendía”.
 
El mandatario ha argumentado que la crisis financiera se debe a la debacle petrolera y a la escasa recaudación. Nunca aceptará el desaseado manejo de la dependencia. Todos los secretarios y directores de dependencias estatales tienen las manos atadas porque el secretario de Finanzas les entrega a cuentagotas sus participaciones. En otros casos, nada les da, estira la liga, porque –dice- no tiene recursos. Pese a todo, ha gozado hasta el último aliento de la confianza absoluta del gobernador, como Granier se la tenía a Sáiz.
 
La Morralla
 
Aquí se ha contado, en otras ocasiones, la historia aquella del rey de Francia Francisco I y su frase aquella expresada a su madre en una carta cuando fue hecho prisionero: “Todo se ha perdido, menos el honor y la vida”. Los gobernantes actuales lo han perdido todo, menos la vida *** Esta columna se tomará unos días de asueto. Que tengan una feliz navidad y que el año próximo sea mucho mejor que este turbulento 2018. Así sea.


Columnas anteriores