VECTOR X

Ocaso en caos (¡Santos aprietos!)


Luis Antonio Vidal

En alguna ocasión, Roberto Madrazo compartió con periodistas la idea que el gobernante debe mantener alejada a su familia del ejercicio del poder.

Compartir responsabilidades públicas con la familia es tanto como involucrarla en asuntos que no le competen. Afectan al mandatario porque, obviamente, piensan y actúan de manera irracional, sin la calculadora frialdad que da la experiencia. Lo ocurrido el pasado martes con doña Martha Lilia López, esposa del gobernador Arturo Núñez, es consecuencia de la irritación social hacia un gobierno decadente e incompetente, pero sobre todo es el reclamo a quien, todo mundo sabe, toma importante decisiones en el gobierno.

Por su voluntad hoy despachan como secretarios Rommel Cerna, en Salud; Amet Ramos, en Finanzas; Luis Priego, en SOTOP; y Ángel Solís, en Educación. Otros nombramientos de menor nivel también obedecen a su mano. Dueña de un poder impresionante, ha vetado a funcionarios.

La salida de Fernando Valenzuela de la Fiscalía se precipitó por atreverse a encarar a Amet, protegido (y pariente, dicen) de la presidenta del DIF, quien le retiró el saludo al ex fiscal luego que éste encabezó una marcha para exigirle a Ramos el pago de salarios y compensaciones al personal de la FGE.

No se esperaba de otra manera. El día que Núñez tomó posesión del cargo en el Centro de Convenciones, alguien fue testigo de cuando Gina Trujillo se dirigió a doña Martha.

Siguiendo el protocolo, la priista le saludó con un cotidiano: "¿Cómo estás?". Como respuesta obtuvo una descarga de ironía y petulancia: "¿Cómo quieres que estemos? Ya llegamos…". ¡Sopas! El verbo conjugado en plural advertía el caos. El dúo dinámico fracasó.

 

LA MORRALLA

Oralia Canepa, secretaria técnica del equipo de transición de Adán, será la Contralora del próximo gobierno *** Suena Aquiles Domínguez para regresar al gobierno. Que cuide sus amistades*** ¡Santos abucheos, Batman! *** Hasta mañana.



Columnas anteriores