MANIFIESTO

Pongan sus “barbas a remojar”


José Chablé Ruiz

Los hechos ocurridos ayer en el Hospital del Niño "Rodolfo Nieto Padrón", en el que personal del sindicato de salud federal de ese centro hospitalario retuvo por más de siete horas a la señora Martha Lilia López de Núñez, esposa del gobernador Arturo Núñez Jiménez, debe alertar a los funcionarios nuñistas a que sean sensibles con las demandas de la burocracia estatal y de la población en general, así como cuidar sus declaraciones y expresiones para no profundizar la irritación social.

Fueron horas de tensión en la que pudo derramarse la sangre al río, al no convencer los secretarios de Salud, Rommel Cerna; de Gobierno, Rosendo Gómez, y de Seguridad Pública, Jorge Aguirre, a los inconformes, quienes finalmente cedieron a la presión de las policías Ministerial y Estatal, que liberaron sin mucha violencia a la señora Martha Lilia.

Los funcionarios nuñistas y el propio Núñez deben elaborar una agenda de riesgo diaria, porque podrían ser víctimas de otros hechos violentos, ya que los tabasqueños están muy ofendidos, lastimados, por la presunta impunidad que hay ante el "sospechosismo" de supuestos actos de corrupción en la que creen han incurrido algunos servidores públicos.

La aprobación de la Cuenta Pública 2017 del Ejecutivo estatal, que hizo el Congreso del Estado, en la que el responsable es el titular del OSF, Alejandro Álvarez González, que debe ser removido por los diputados bajo acuerdo parlamentario, la presunta atención a recomendados en el Hospital del Niño y las declaraciones de Núñez que se irá a vivir a España, a principios de enero de 2019, agravaron la irritación social. También, los proveedores del gobierno estatal están irritados porque no se les ha pagado, esto genera una cadena de incumplimiento de pagos a bancos, servicios y empleados, que daña a la economía estatal.

Inimaginable era el primero de enero de 2013 que Arturo Núñez concluyera su gobierno convulsionado, como inimaginable es lo que ocurrirá si se presenta el 31 de diciembre en el Congreso del Estado.



Columnas anteriores