MANIFIESTO

No más impunidad en municipios


José Chablé Ruiz

La reprobación de las Cuentas Públicas 2017 de los Ayuntamientos de Centla, Teapa, Macuspana, Paraíso, Cárdenas y Nacajuca, con observaciones por 190 millones de pesos en conjunto, no debe quedar como un acto político del Congreso del Estado gobernado por la mayoría de los diputados de Morena, sino que el Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE) debe emprender las acciones resarcitorias, civiles y penales a que ha lugar, para que no quede impune el daño patrimonial causado a las Haciendas Municipales.
 
En el caso de la Cuenta Pública del exalcalde de Macuspana, José Eduardo Rovirosa Ramírez, hay que recordar que el Congreso del Estado por unanimidad también le reprobó la Cuenta Pública 2016 por observaciones por un monto de 56 millones de pesos, que no solventó, pero que tampoco el OSF, hasta donde se sabe, reclamó a través de un proceso resarcitorio ante los órganos jurisdiccionales competentes.
 
Recordar que el Fiscal del Órgano Superior de Fiscalización, José del Carmen López Carrera, había revelado que las Cuentas Públicas 2016 de los 17 Ayuntamientos inicialmente tenía observaciones en conjunto por 828 millones 963 mil pesos, y que finalmente el dictamen arrojó 437 millones de pesos, y sólo se sancionó a Cuco Rovirosa, sin explicar que pasó con las Cuentas Públicas de los demás exalcaldes con observaciones.
 
Lo más grave, el OSF hizo observaciones por mil 398 millones de pesos a las Cuentas Públicas 2015 de los 17 Ayuntamientos. No se supo qué pasó, pero tuvieron impunidad los exalcaldes de Huimanguillo, Francisco Sánchez Ramos por un monto observado de 306 millones de pesos; Macuspana, Víctor Manuel González Valerio con observaciones por 291 millones; Nacajuca, Pedro Landero, con 209 millones, y Comalcalco, Héctor Peralta Grappin con 92 millones. ¿Dará el Congreso de Morena también impunidad a los exalcaldes de Cárdenas, Rafael Acosta; Centla, Gabriela López Sanlucas; Nacajuca, Francisco López; Paraíso, Bernardo Barrada Ruiz; Teapa, Jorge Cano Gómez y Cuco Rovirosa?


Columnas anteriores