CURUL 36

¿Cárcel o show mediático?


Leobardo Pérez Marín

Lecturas: 1491

Los diputados hicieron su parte, ya reprobaron seis cuentas públicas, algunas porque eran insalvables y otras hay que decirlo así, por consigna política, pero es una realidad que en todas hay elementos para que ahora sí, el Órgano Superior de Fiscalización (OSF) y Alejandro Álvarez actúen en consecuencia y presenten las demandas ante la Fiscalía General del Estado (FGE) pero no solo eso, sino que también se inicien los procesos resarcitorios que es lo más importante para que se regrese al erario el dinero que algunos ex ediles tienen invertidos en ranchos, casas y autos, además de las inhabilitaciones a quienes se llevaron la lana y beneficiaron a sus amigos y compadres otorgándoles licitaciones directas.

Los ex alcaldes de Centla, Gabriela López Sanlucas; Teapa, Jorge Armando Cano Gómez; Macuspana, José Eduardo Rovirosa Ramírez; Paraíso, Bernardo Barrada Ruiz; Cárdenas, Rafael Acosta León y de Nacajuca, Francisco López Álvarez, habrían desviado de acuerdo a los dictámenes aprobados por las comisiones inspectoras 188 millones 079 mil 337 pesos, por lo que su futuro es incierto.

Sí en verdad se castiga a quienes hicieron mal uso de los recursos públicos, entonces estaríamos ante el verdadero arranque de la cuarta transformación, pero si solo queda en un show mediático, para que Morena, como partido político con mayoría legislativa se luzca, entonces sería más de lo mismo. También que tener en claro, que no siempre los responsables de los actos de corrupción son los ediles sino que muchas veces, hay funcionarios que sacan ventaja a la confianza que se les otorga, por eso es que no se debe perder de vista a los ex servidores públicos municipales de Macuspana y Nacajuca, donde muchos de ellos ahora son los nuevos ricos del pueblo. Aquí huele a cárcel, habrá que esperar hasta donde se llega en esta etapa de rendición de cuentas.

 

SE VA

El ciclo de Fernando Valenzuela Pernas, al frente de la Fiscalía General del Estado (FGE) llega a su fin, sin duda su mayor logro fue cambiar las inercias de nepotismo, trafico de influencias y hasta corrupción que la dependencia venia acarreando de sexenios anteriores; ha sido un largo proceso de seis años deja una nueva forma de aplicación de la justicia.

 



Columnas anteriores

visitas