MANIFIESTO

Salva el pueblo a Pemex


José Chablé Ruiz

Parecía un sueño inalcanzable de rescatar a Petróleos Mexicanos (Pemex) de la privatización total, sin embargo es una realidad que lo hacen posible más de 30 millones de mexicanos que eligieron a Andrés Manuel López Obrador como Presidente de México el pasado primero de julio.

Quién iba a imaginarse que en su tierra, en su agua, en un escenario montado en el puerto petrolero más importante de América Latina, en Dos Bocas, Paraíso, el tabasqueño anunciaría que ante el fracaso de la Reforma Energética del PRI-PAN-PRD, habrá un cambio de política petrolera para rescatar la industria y hacer autosuficiente en productos petrolíferos a México, con la participación de los trabajadores y empresarios. De acuerdo al diagnóstico que sobre las seis refinerías presentó el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, a AMLO, la entrega de la industria petrolera a las empresas extranjeras fue bien planeada por los gobiernos del PRI y PAN. Los Presidentes, el panista Felipe Calderón Hinojosa, y el priísta Enrique Peña Nieto, desmantelaron las seis refinerías a pesar que le invirtieron 8 mil 300 millones de dólares (lo que costará la refinería que se construirá en Dos Bocas), ya que hicieron decrecer la producción de gasolina, al pasar la importación de 36 mil barriles diarios en 1990 a 880 mil barriles diarios de productos petrolíferos en 2018.

Para revertir el déficit petrolífero, AMLO hizo responsable a Octavio Romero de extraer el petróleo que se necesita, y a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, de rehabilitar las seis refinerías, por lo que pidió al presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados federal, Manuel Rodríguez González, así como a sus integrantes, aprueben el presupuesto que necesita Pemex. El pregón de la esperanza de AMLO en las plazas públicas del país, "sólo el pueblo puede salvar el pueblo", hará posible el rescate de Pemex e integrar a la región sur-sureste al desarrollo nacional, con las inversiones petroleras que se harán en la zona.



Columnas anteriores