VECTOR X

La hora del sureste, ¿ahora sí?


Luis Antonio Vidal

Donde aún gobierna el manglar, en la hermosa costa tabasqueña, sumergida en la pobreza de la gente y la riqueza de los recursos naturales, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sembró ayer la semilla esperanzadora de la resurrección económica del edén y del sureste del país.

Por sí sola, la refinería no es la panacea. No combatirá la delincuencia organizada tan pródiga en zona costera, pero abrirá el camino a la recuperación social de Tabasco.

AMLO extendió ayer la receta a todos los políticos mexicanos: adelantarse a los tiempos. Él caminó 18 años para convertirse en Presidente del país, y aprovechó los desgobiernos de sus opositores.

Así, paso a paso, ha construido el inicio de su gobierno hasta llegar al evento en Dos Bocas y anunciar, a pies juntillas, la construcción de la refinería.

Decía don Jesús Reyes Heroles que política es convencer, persuadir, no improvisar.

Gobernar con improvisados y con improvisaciones lleva al fracaso a los políticos, que terminan sus carreras entre las rechiflas del respetable. Triste historia.

AMLO empuja ahora la verdadera hora del progreso en el sureste. Cuántas veces se habrá escuchado el estribillo ese de la revolución en esta región, de la reivindicación de las potencialidades, de la fuerza del campo tabasqueño.

A Luis Donaldo Colosio, siendo candidato presidencial, le escuché decir en un mitin celebrado en la Ciudad Deportiva de Villahermosa: "¡Es la hora del sureste!" Las balas, sabemos, no le permitieron llegar al cargo. Ningún presidente ha favorecido de manera importante a esta región.

AMLO abre la muralla. ¿Ahora sí llegó la hora?

 

LA MORRALLA

Si alguien está amarrado en el gabinete de Adán es Said Mena para Finanzas. En una subsecretaría, Armando Piña; y en la otra, Carlos Juárez *** Seguirá turbulento el fin de sexenio en Tabasco *** Mientras de Pemex queda el cascarón, los líderes petroleros se siguen hinchando de billetes. A ver si también se acabará esa historia *** Hasta el jueves.



Columnas anteriores