VECTOR X

La refinada fiesta de Andrés Manuel


Luis Antonio Vidal

Hoy en Dos Bocas, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, disfrutará a plenitud del poder político.

Arropado por gobernadores, empresarios, líderes políticos e invitados especiales de fifinesco origen, anunciará el Plan Nacional de Refinación con la cereza en el pastel: el arranque de los trabajos de la construcción de la refinería en la terminal marítima. Será una de las obras más importantes para su gobierno. Desconoce el autor de estas líneas si el proyecto logre terminarse en cuatro años, pero la sola generación de empleos detonará la economía de la región.

Tabasco merece el trato que AMLO le procura. Muchos presidentes le regatearon la oportunidad de emerger de las caudalosas aguas del atraso y lo sumergieron en el pantano de la discriminación. Felipe Calderón sumió a la entidad en los últimos lugares de ingresos por su mezquina maniobra de asignar recursos según la población, y Enrique Peña le asestó otros tantos martillazos al ataúd tabasqueño.

Para unos, es una ilusión la construcción de la refinería, para otros es el sueño largamente acariciado, y unos más advierten los daños ecológicos que habrá en la zona como consecuencia de su operación. Todo está a debate, excepto el interés probado del Presidente López Obrador de favorecer a su estado con desarrollo, con recursos, sin demagogia. Con López Obrador la historia pinta bien. No debía por qué no ser así. Nunca ha negado su tierra ni sus orígenes. Hoy, señoras y señores, se vivirá la fiesta de la refinación, de la izquierda gobernante, de la justicia al edén empobrecido. Así sea.

La Morralla

Ha trascendido que mañana será el relevo de Fernando Valenzuela en la Fiscalía del Estado. Todo apunta que cuando se cumplan los procedimientos formales, Jaime Lastra Bastar asuma el cargo de manera definitiva ***Se esperan muuuchas sorpresas en los próximos nombramientos. Si hasta el aprendiz de mapache electoral priísta, Rúrico Domínguez, logró colarse como magistrado del Tribunal de Justicia administrativa, es porque vienen cosas inverosímiles *** Hasta mañana.



Columnas anteriores