DOBLE FILO

Sin educación, Tabasco no sirve


Homero T. Calderón

(PARTE II)
 
El gobierno de Tabasco, desde hace muchos años, no planifica nada. Le llegan presupuestos impresionantes de la Federación cercanos a los 50 mil millones de pesos anuales, y el Estado está igual. Sus ciudades son ranchos pavimentados con asfalto. Este material es perecedero y necesita enormes presupuestos para su mantenimiento. Nadie piensa en concreto hidráulico. Con éste, se ahorrarían miles de millones de pesos. Pero a alguien le interesa siempre “ayudar” a los amigos para que éstos siempre tengan trabajo reparando el asfalto. 
 
Desde el gobierno de don Leandro Rovirosa, nadie le invierte a las ciudades para que funcionen, precisamente como ciudades. Seguimos teniendo rezagos con los desagües de aguas negras y no hay plantas de tratamiento para éstas. Por lo tanto, vertemos todas nuestras inmundicias a los ríos, arroyos y lagunas. Pero hoy quisiera regresar al tema de la educación estatal.
 
El Sindicato Nacional de trabajadores de la Educación (SNTE), es inoperante e ineficiente. Responde a intereses de pandilla y la educación dejó de ser su preocupación. Todo ahí son negocios. Sin embargo, hoy en Tabasco no podemos seguir haciéndonos pendejos, ni ignorar que somos el estado con más burros y analfabetas funcionales de la República. Necesitamos a nuestros mejores hombres y mujeres para que -juntos- “replanifiquen” la educación y así poder abandonar esos horribles lugares del 30 al 32 en el concierto (¿O desconcierto?) de la República.
 
El Secretario de Educación que el “brodie” Adán Augusto elija, tendrá que hacer un esfuerzo de muchísima calidad para transformar nuestro catatónico estado educacional.
 
NOTABENE:
El jueves 29 pasado, el Instituto Tecnológico de los Ríos, con sede en Balancán, Tabasco, cumplió 22 años de haber sido fundado. Ese día el joven Rector, Jesús Antonio Moguel Insunza, pronunció su informe de trabajo ante la Junta de Gobierno, la comunidad estudiantil y sociedad de la joven institución. Este ha sido un año muy fructífero para esa institución educativa…
 


Columnas anteriores