¡AH, CARAY!

La historia de dos Pérez


Ezequiel Luna Arias

DANIEL PÉREZ VALDÉS DIJO ANTE MÁS DE 1, 200 CAÑEROS QUE SURTEN AL INGENIO SANTA ROSALÍA, QUE ELLOS VAN CON LA CUARTA TRANSFORMACIÓN.
 
Dos Pérez PRIyistas, de encargo juederal tuvieron ayer y antier por tierras comeorejas, o mejor dicho, por Cárdenas. Uno fue el líder nacional de los productores de caña cenecistas, Daniel Pérez Valdés, que vino al Sexto Informe de Pepe Libio Pons Echeverría; y la otra, fue la Dipu Federal Soraya Pérez Munguía.
 
De plano el primero, dijo ante más de 1, 200 cañeros que surten al Ingenio Santa Rosalía, que ellos van con la Cuarta Transformación, que jalarán pa’ donde vaya Obrador; ni a jodida “volver atrás”.
 
Así se las aventó.
En cambio, la hija del ex alcalde, Nelson Pérez García, Tembeleque, vino a convivir con la estructura TRIculeca con la esperanza de un revivamiento espiritual del partido a nivel local y darle su botellita de sidra y lata de galletas a más de 300 asistentes.
 
Bueno, con decirles que el cañero, vino e inauguró un domo climatizado que llevará hasta su nombre.
 
Fue una frasca grande que armó Pepe Libio en su Sexto Informe, pues habló de que la caña se les pagó a más de 800 pesos la tonelada y la que viene será mejor.
 
Por eso, Pérez Valdés, viendo que están mejorando como sector, ni a amoladas se pelearán con el Peje, como sí tendrá que hacerlo la bancada priyista en el Congreso y por ende, la otra Pérez.
 
De todas maneras, a título personal la dipu tendrá que ponerse al dime que yo te diré, si es que tiene aspiraciones de ser la primera presidenta de Cardeniux, porque la doctora Gabriela Javier, que un rato suplió a don Lalo Fuentes, no contó oficialmente.
 
Y precisamente esos son los arrumacos de Soraya Pérez con los adoloridos PRIyistas; quiere pueblearse; que la militancia la embarre de sudor; que no la vea de aquí a la luna; que la vea de carne y hueso; que conoce sus problemas; que llora y ríe con ellos; que no es una barby traída de gringolandia.
 
¿Será que lo logre? El corrido lo dirá.


Columnas anteriores