Altavoz

El renacer de la esperanza


Fabiola Xicoténcatl

Eran las 11:22 de la mañana del uno de diciembre de 2018, la alegría y felicidad se derramaba por todo Tabasco y en México, con la llegada del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, a la Presidencia de la República, el más alto cargo del país al que aspira todo mexicano. Lo más cerca que habíamos estado fue el 6 de noviembre de 1911 con el "Caballero de la Lealtad", el tenosiquense Lic. José María Pino Suárez como Vicepresidente de la República acompañando al Presidente Francisco I. Madero.

Fue impresionante, conmovedor y emocionante ver tomar protesta a Obrador, quien luego de 30 años de lucha asumió la presidencia, que en dos ocasiones le habían arrebatado para posteriormente perseguirlo de manera cruenta y feroz. Ahí queda para la posteridad cuando Peña Nieto transfiere la banda presidencial al legendario Porfirio Muñoz quien a su vez se la entrega en las manos a López Obrador, su viejo amigo y compañero de batalla, quien se la coloca auxiliado por un cadete.

La felicidad se hace notar desde el recinto legislativo y hace eclosión en todo el país.

Hay esperanza en México con la llegada del tabasqueño, que a pesar del blindaje de honestidad a prueba de bala que lo distingue, no será suficiente si cada uno de nosotros no asumimos ese cambio y ponemos nuestro grano de arena. En una de sus tesis, el politólogo, filósofo y activista Noam Chomsky asume que lo que deseas y pregonas se puede convertir en realidad. "Si asumes que no hay esperanza, garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que hay un instinto hacia la libertad, que hay oportunidad para cambiar las cosas, entonces hay una opción de que puedas contribuir a hacer un mundo mejor. Esa es tu alternativa".

RECRUDECE CRISIS HOSPITALARIA

La crisis hospitalaria que priva en Tabasco ante la falta de medicamentos, se agudiza conforme se acerca el fin de año. Aparte del desabasto de medicinas e instrumental médico para cirugías.

Organismos civiles como el Codehutab, han alertado una crisis humanitaria porque se carece de todo en los sanatorios del sector salud que utiliza el 90% de la población.

La magnitud de este desastre es difícil de cuantificar aún. Más adelante con la nueva administración podremos conocer el saldo, aunque por el momento se observa grave para el sector salud.