AHÍ VIENE LA BIGORRA

Paris Hilton vs La Chupitos


Raquel Bigorra

Fui a promover mi programa ConTacto a Cuidate de la cámara y que me piden regresar. Así que ya volví a las andadas con la moda. Me integré al panel de críticos y estoy bien contenta trabajando con la familia de Estilo Df, en los foros de Epigmenio Ibarra.

En el programa de estreno de la temporada 19 que salió ayer al aire en E entertainment, tuvimos a Paris Hilton de invitada. ¡ Vaya madrina !

Yo juré que nos iba a hacer esperar horas y se iba a portar bien distante y para nada. La Rubia es un encanto

Me grabó saludos, se tomó la foto, y hasta estuvo cotorreando un rato con el equipo. Llegó puntual y se portó a la altura. Vino a promover su perfume, que por cierto, me contaron que se vende como pan caliente en Sears y en Sanborns.

Para esta temporada Edy Smol invitó al panel de críticos a mi comadre La Chupitos. Lo mejor de la grabación fue cuando la Chupes le dijo que ella era un personaje. No fuera a pensar la millonaria que había llegado al foro a robarle la cartera. Muy simpática la Paris también se portó lindísima con mi Chupes. 

Liliana no anda pasando por su mejor momento. Pero la veo echándole ganas en su matrimonio y familia que es lo importante. También la están llamando para nuevos proyectos, cómo Eugenio Derbez. Quien la invitó a su nuevo formato de televisión. Mi Chupitos, junto a Escorpión Dorado y varios comediantes más, va por el millón de pesos.

Y es que esto de la artisteada así es. Cuando algún periodista de espectáculos o algún medio te ventanea o sacan una nota no muy agradable, sea cierta o no, obvio que uno se bajonea. Debería no importarnos, pero somos humanos.

La cosa es que la Chupitos no para de trabajar Gracias a Dios. Pronto estrena obra de teatro y nada, que va a cerrar el año con chamba y con Tizoc, su marido e hijos de la mano.

¡ A gozar que el mundo se va a acabar! Nunca me imaginé ver a la Paris hasta con ganas de tomar, no más de ver a la Chupitos. A La Chupes sí le puso su perfume pero mi comadre, no le compartió de su anforita. La güera se quedó con las ganas. Nos vemos los lunes en Cuídate de la cámara, mientras nos leemos próximo viernes en el Manual de la buena esposa.