VECTOR X

Cerna, alcahuete


Luis Antonio Vidal

Por negarse a responder preguntas a la prensa, Rommel Cerna, secretario de Salud, protagonizó un zafarrancho tras su comparecencia ante la Cámara de Diputados.

Peor espectáculo ofreció a su salida que durante su presentación ante los legisladores, cuya naturaleza morena no fue obstáculo para portarse como aliados, mansedumbre a la vista de todos.

Cerna ordenó formar un cerco de improvisados guarros a su alrededor para conducirlo a su camioneta. Soltaron manazos, codazos, empujones, paraguazos y todo cuanto fue necesario para cubrir a su jefe, responsable de la crisis del Sector Salud.

A la cabeza del operativo iba el hoy conocido Jacinto Hernández, yerno del secretario, jefe de recursos materiales de la Secretaría y consentido de su suegro, denunciado en otras ocasiones por acoso (entre otras pillerías), y sigue como mandón en el cargo.

Se tienen ahora mayores elementos para entender por qué la Secretaría de Salud anda en la ruina: sus directivos todo lo hacen con los pies.

Cerna se limitó a pedir disculpas a los reporteros, especialmente a Vanesa Lara (agredida en el rostro), y dio por concluido el penoso hecho.

Otro en su lugar habría cesado al funcionario para ponerlo a las órdenes de las autoridades, pero no, el suegro cubre al querido yerno con la cobija de la impunidad y la alcahuetería, como lo ha protegido desde hace tiempo.

"Lo bueno es que ya se van", dijo valiente la diputada Beatriz Milland, presidenta de la Junta de Coordinación Política, refiriéndose a Cerna y a todos los funcionarios del Gobierno Estatal.

¿Y si antes que se vayan los sinvergüenzas mejor los diputados se esmeran en someterlos a juicio?.

Triste papel de unos y otros.

En todo ésto, el ciudadano sigue sufriendo los saqueos, y aún abriga ver algún día la luz de la justicia.



LA MORRALLA

Amigos de Tomás Fernández Torrano festejan por anticipado que su cuate ya amarró hueso en el gobierno de la Transformación *** Pretendida por muchos morenistas es la representación del Gobierno en la CDMX *** Hasta mañana.



Columnas anteriores