Altavoz

La culpa es del petróleo


Fabiola Xicoténcatl

Los tabasqueños lo sabíamos, que eran cínicos, pero no a tal grado como el que nos han mostrado ante los diputados de la LXIII Legislatura. Salvo la desagradable comparecencia del secretario de Salud Rommel Cerna que concluyó con la agresión de sus guaruras a una compañera reportera, las demás presentaciones de los secretarios del gabinete estatal se asemejaron más a un día de campo que a la real rendición de cuentas.

El comportamiento de algunos rayaron en lo abyecto, hasta se dieron el lujo de encarar y retar a los diputados a presentar denuncia ante la Fiscalía como el de SOTOP y el de la SDET.

Por ejemplo, Armando Priego, de SOTOP, dijo que se realizaron "500 acciones en obras de infraestructura carretera, caminera, educativa, de agua potable y saneamiento". La realidad lo desmiente por sí sola. Vea el estado en que se encuentran las carreteras de Tabasco y las plantas con el agua potable de "chocolate" que nos han dado en los últimos años. Además de que la infraestructura vial, la urbana y la gubernamental, está en el infame abandono, herrumbrada, desvencijada y a punto de derrumbarse.

Asimismo, el secretario de Desarrollo Wilver Méndez, quien se encaró con el diputado Ariel Cetina por el presumible fraude en la compra del terreno de la ZEE, nos pinta un cielo color de rosa al asegurar que "se reactivó la actividad económica y productiva en Tabasco, con una política integral dirigida a producir riqueza y empleo mediante el rescate del campo tabasqueño".

El cinco de diciembre de 2017, un año antes del término de la actual administración durante la comparecencia ante esa legislatura, el entonces diputado independiente Marco Rosendo Medina Filigrana preguntó desde su curul a Amet Ramos:

-¿Está garantizado un cierre sano de las finanzas en el 2018, no llegaremos a un diciembre caótico como en el 2012?

A lo que el titular de la SEPLAFIN respondió:

-"El cierre del sexenio no tendrá mayores problemas. Hemos hecho de la transparencia, el máximo compromiso para cerrar 2018 sin sobresaltos. Se han ido creando las reservas necesarias".

Ya vimos que no fue así. Hoy, en su última comparecencia, Ramos Troconis asegura que la crisis económica es culpa de la caída de las participaciones federales. Y destaca que el pago de aguinaldos para la clase trabajadora y nómina de fin de año, "depende de la federación".

Todos coincidieron en un común denominador: "la crisis económica es culpa de la caída de los precios del petróleo".

A manera de colofón una de las frases del titular de la Seplafin:

"Tabasco vive hoy grandes retos, pero también se ven grandes oportunidades para que alcance el desarrollo que merecen todos los tabasqueños".

¡Pobre Tabasco!