MANIFIESTO

Sin explicación crisis financiera


José Chablé Ruiz

Escepticismo e incertidumbre generó la comparecencia del secretario de Planeación y Finanzas, Amet Ramos Troconis, en el pleno del Congreso del Estado, porque desaprovechó la oportunidad de explicar a los diputados el por qué el gobierno nuñista tiene una grave crisis financiera, cuando el año pasado en el mismo recinto legislativo aseguró que cerraría sin sobresaltos financieros porque había "finanzas sanas".

Lo sospechoso de la comparecencia del responsable de las finanzas públicas en el estado, es que se dio sin protestas de los sindicatos de maestros, de la UJAT, de la Fiscalía, trabajadores de Salud y hasta de proveedores, quienes día con día se manifiestan en reclamo de pagos de salarios, prestaciones sociales y adeudos.

Sin el apoyo del gabinete, que lo responsabiliza de la crisis presupuestal, no será fácil para Amet Ramos deslindarse de la responsabilidad que tiene del desastre financiero, por lo que tiene que contemplar en su agenda de riesgos como defender su causa a partir de 2019.

Hasta el pago de los salarios y el aguinaldo a la burocracia, dejó Amet en la incertidumbre, porque lo condicionó a que se harán si la federación entrega los recursos federales de fin de año, lo que quiere decir que ni el dinero por ese concepto tiene el gobierno nuñista, cuando debería por estar etiquetado.

El hecho es que los días por transcurrir serán de protestas callejeras, reclamos sociales, porque fue una mentira lo que expresó Amet en diciembre del 2017 en el Congreso del Estado, de que "durante cinco años hemos impuesto una disciplina financiera férrea y hemos hecho de la transparencia el máximo compromiso para cerrar 2018 sin sobresaltos".

FUSIL: Hoy, a las 11:00 horas, en la sala de sesiones del IEPCT se llevará a cabo el Foro "Comunicación asertiva en medios y redes, con perspectiva de género", tema que impulsa como presidenta de la Comisión Temporal de Género, la Consejera Rosselvy Domínguez Arévalo, y participan como ponentes Lulú Barrera y Dora Alicia Martínez Valero.



Columnas anteriores