Vientos Esotéricos

Budismo a través del alma


Gaby del Valle

Lecturas: 467

Una vez logramos concentrarnos en esas partes, podemos meditar de forma más avanzada, haciendo un recorrido de nuestro cuerpo de arriba hacia abajo. Tenemos que alejar todas las distracciones de nuestra mente y poner un despertador suave con el tiempo de meditación necesario, para que nuestra mente no busque excusas para salir del estado de meditación.
 
En los primeros tiempos debemos ser firmes: nuestra mente se aburrirá de meditar, por lo cual no debemos buscar excusas para no hacerlo.
 
No desanimarnos si en un principio no logramos estar el tiempo necesario en estado de meditación. Debemos saber que es un proceso y que puede llevar tiempo.
 
La mayor parte de las meditaciones budistas son sentados -por eso el Buda se representa así-. En general es bueno hacerlo en el suelo, pero si no nos sentimos cómodos podemos elegir una silla.
 
Las manos deben colocarse sobre el regazo o en almohadones, de forma que estén cómodas y no interfieran en el proceso mental.
 
Las piernas deben estar cruzadas o debemos arrodillarnos en el suelo.
 
La cabeza debe estar ligeramente inclinada y los ojos cerrados, así como la columna debe permanecer derecha.
 


Columnas anteriores

visitas