VECTOR X

Adán construye desde el Congreso


Luis Antonio Vidal

Mediante una fina operación política en el poder legislativo, Adán Augusto López juega por anticipado y construye las bases de su gobierno. Así, las reformas aprobadas por la actual legislatura buscan dar forma al sexenio del morenista. Ejemplos sobran: las reformas a las leyes de Adquisiciones y Obras Públicas permitirán al Gobierno Estatal participar en la construcción de la refinería, bajo un esquema de asignación directa de proveedores.

Sabido es, por aquellos a quienes todo hay que deletrearles, que la construcción del complejo es competencia federal, pero la ejecución de obras complementarias al proyecto será de carácter estatal.

Se eliminaron también los programas sociales Corazón Amigo y Cambia tu Tiempo, tan anacrónicos como quienes se van.

La cocina de los ajustes transformadores ha seguido horneando cambios, como sucedió recientemente cuando en la Cámara de Diputados se aprobaron modificaciones a la Ley del Notariado. Ahora, los notarios públicos podrán separarse de su función profesional por un período no mayor a 9 años (antes eran 6). Ese traje se confeccionó a la medida de Jaime Lastra Bastar, notario público y hoy convertido en el más serio aspirante a suceder a Fernando Valenzuela en la Fiscalía General del Estado. Para el cargo los titulares son nombrados, precisamente, por 9 años.

Lastra no tendría mayor impedimento en asumir la Fiscalía ante una eventual renuncia de Valenzuela. Adán, como AMLO, tiene prisa. El pueblo también.

LA MORRALLA

Mario Llergo es quien opera las iniciativas de reformas propuestas por AA. Su hermano Hiram, hace el resto en el Congreso *** Que manos morenas agitan las aguas en la UJAT para tumbar al rector, declaró Dolores Gutiérrez. El dardo, dirigido al Gobernador Electo con la intención de justificar el fracaso financiero del sexenio, pronto tuvo respuesta en el mismo rector y en diputados como Ariel Cetina, quienes descalificaron el dislate de la legisladora. Bien dicen que no hay zalamero que salga bien *** Hasta el jueves.



Columnas anteriores