MANIFIESTO

O nos unimos o nos hundimos


José Chablé Ruiz

Una gran participación de los tabasqueños tuvo este fin de semana la Consulta Nacional sobre los 10 Programas Prioritarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien el próximo primero de diciembre rendirá protesta como el primer tabasqueño que es Presidente de la República, por lo que llegó la hora de Tabasco y la del Sureste.

Las 133 mil 200 boletas distribuidas en los centros de votación de Villahermosa, así como en los 16 municipios restantes, fueron insuficientes ante la gran concurrencia de ciudadanos que se presentaron en forma ordenada a votar, y algunos que intentaron hacerlo dos veces, fueron notificados que no podían hacerlo porque el Sistema de la Consulta Nacional había registrado su credencial de elector en otro centro de votación.

Los ciudadanos mayoritariamente dieron el SÍ a los 10 Programas Prioritarios de AMLO, entre los que se encuentra la construcción del Tren Maya, del Tren Transístmico, la refinería en Dos Bocas, entre otros, los cuales apoyan los gobernadores del PRI de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, y de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas; los gobernadores perredistas de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, y de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez; como el gobernador panista electo de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, quienes convocaron a sus paisanos a votar por el SÍ.

Los gobernadores del sur-sureste no ven bandería política en las propuestas de desarrollo de AMLO, se unieron para aprovechar la oportunidad de generar más bienestar a sus gobernados.

Este ejemplo debería cundir entre la clase política del PRI, PAN, PRD y PVEM de Tabasco, que se opone en el Congreso del Estado ante tribunales y de forma mediática en las inversiones y generación de empleos que han ofrecido AMLO y el gobernador electo Adán Augusto López Hernández.

Una muestra más del interés de AMLO y Adán de que a los tabasqueños les vaya bien, será el apoyo financiero que ambos darán a Núñez en diciembre, para que resuelva la crisis económica que tiene su gobierno, que pague lo que debe.



Columnas anteriores