Dentro y Fuera del Cuadrilátero

El doble pesaje en el boxeo


Cándido Hernández

El insigne escritor Luis Spota Saavedra, sin tener antecedentes boxísticos familiares ni personales, desde su puesto como Presidente de la Comisión del entonces Distrito Federal-25 años al frente- tuvo el criterio y el acierto de  establecer medidas para el mejor cuidado  de la integridad física de los boxeadores.



Al pesaje tradicional que se hacía  8 horas antes el mismo día de la pelea, allá por la década de los años sesenta a recomendación de su secretario Rafael Barradas Osorio estableció UN REPESO cuando la función estaba por iniciar.



¿Para qué podría servir  estas dos  acciones?   En primer término para que los manager y peleadores  se concentraran a hacer un entrenamiento ADECUADO, PROFESIONAL,  con miras a llegar al pesaje dentro del término pactado.



La segunda medida iba más allá de tener un peso similar entre ambos contendientes y así no conceder mayor ventaja alguna. El REPESAJE  en la arena  servía para saber el peso que ganaba un boxeador en las últimas ocho horas y así ubicarlo en su justa división.

Explico: si al mediodía el peleador daba el límite de la división gallo por  ejemplo- 54 kilogramos- por la noche podía tener un excedente  previamente establecido.



Si en dos  o tres ocasiones  el púgil  ganaba mucho mayor  tonelaje, ENTONCES ¡SE CLASIFICABA AL PELEADOR  A LA SIGUENTE DIVISION INMEDIATA! -cuando menos- ya que significaba que este peleador era sometido a intensos trabajos  físicos  para dar el peso al mediodía día – los presentaban “quemados” para no pagar el  25 % de su bolsa a su rival por excederse -- con los consabidos sacrificios y peligro que esto representaba para su integridad física.  Muy sencillo, ¿No?