MANIFIESTO

Urge combatir mafias sindicales


José Chablé Ruiz

La detención que hizo la Fiscalía General del Estado del secretario general del sindicato de la Construcción de la CTM en Paraíso, Ricardo Hernández Daza, por señalamientos en al menos 47 carpetas de investigación por los presuntos delitos de fraude, extorsión, amenazas, robo, daños, oposición a que se ejecute alguna obra o trabajo público entre otros delitos, debe ser el principio del combate a las mafias sindicales y a los pseudo sindicatos que se oponen al desarrollo socioeconómico del estado. Desde hace lustros, decenas de pseudo dirigentes de sindicatos fantasmas, apoyados por pseudo líderes sociales, extorsionan a empresas y a compañías extranjeras y nacionales que trabajan a Pemex o a los tres niveles de gobierno. A las empresas que no se dejan extorsionar, las presionan al impedir el tránsito de trabajadores, vehículos y de maquinaria, al bloquear caminos, carreteras, accesos a pozos petroleros o a las zonas donde se construirán las obras para que no se ejecuten. Esto con la permisividad del gobierno estatal. La extorsión y el vandalismo inhiben la inversión y la generación de empleos en Tabasco. El líder de la FTOT-CROM, Edgar Azcuaga Cabrera, ha denunciado los hechos y el gobierno no hace nada al respecto. El presidente de Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC), Carlos Bernardo Ruiz Sandoval Pérez, denunció que veintidós pseudo sindicatos extorsionan cada semana con 7 mil hasta 125 mil pesos a las constructoras que laboran en Comalcalco, Nacajuca, Jalpa de Méndez y Paraíso. Al futuro gobierno de Tabasco, no le debe temblar la mano para aplicar la ley en contra de los pseudo dirigentes sindicales y sociales que aprovechándose de las necesidades de los tabasqueños, los usan y alientan a que con actos violentos se opongan al desarrollo del estado. Necesaria la vigencia del Estado de Derecho y la unidad de los tabasqueños para aprovechar las inversiones que hará el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador en Tabasco.


Columnas anteriores