VECTOR X

Comparecencias: ¡Uy qué miedo!


Luis Antonio Vidal

Valientes como son, los diputados locales anunciaron que en los próximos días funcionarios estatales comparecerán ante el pleno del Congreso para informar cómo andan las dependencias, una especie de rendición de cuentas ante el poder representativo de la soberanía popular, juzgador tan implacable como respetable. En los hechos, estos ejercicios valen cacahuate. Sólo sirve a los diputados para desollar a quienes van de salida y forman parte, a todas luces, de un gobierno.

Patearán perros muertos, porque someter al banquillo de los acusados a los secretarios de Finanzas, Educación, Salud, Seguridad Pública y demás cuadrilla, de poco servirá para resolver los problemas del gobierno y sus deudas con la sociedad. Sólo será ocasión para el reproche de los diputados a los funcionarios, cuyos lomos aceitarán para que todo cuanto les digan se les resbale. Y luego todo seguirá igual. Ahí nada se resuelve.

Ya anunció el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, las gestiones del gobernador Núñez ante el Gobierno Federal para resolver el caos financiero tabasqueño (A ver si llega el salvavidas).

Las comparecencias entonces sólo obedecen a un acto para cumplir con la ley y el protocolo de la política, más no para abrir el candado de las soluciones en todos los sectores golpeados por una administración deficiente.

Dolores Gutiérrez, Ricardo Fitz y Agustín Silva, ex integrantes del primer círculo de un gobierno fallido, habrán de escuchar las justificaciones de sus ex compañeros de gabinete y las acometidas de los diputados de Morena, PRI y Verde.

Optar por el silencio será la actitud más inteligente, porque de cualquier forma, nada se resolverá. Dicho de otro modo, a los nuñistas le harán lo que el viento al indio de Guelatao.

A partir de enero se conocerá la verdadera fuerza de la vara reconciliadora. Justicia o impunidad. No hay medias tintas.

LA MORRALLA

Al diputado Sepúlveda lo volvieron a tundir por el chisme viejo de su nuera. Cría fama… *** Hasta mañana.



Columnas anteriores