¡AH, CARAY!

A buen árbol se arriman


Ezequiel Luna Arias

Tocante a mí, el Buen Fin me agarrará más frío que el frente número 10; tenía un guardadito debajo el colchón, llegó la creciente y me lo convirtió en una sopa aguada. Fui a que me adelantaran cuando menos la mitad del aguinaldo; lo que te vamos adelantar es el despido, me rezongaron.
 
Me quedé charro, porque sin chamba sí que se pone tiesa la situación.
 
No te preocupes, Chindo, me dice la vecina de las cuatro décadas, una tamulteca media chismosa: el año que viene ni vas a querer la chamba con eso de la refinería.
 
Lo mismito me dijeron aquella vez que iban a construir una en Huimanguillo, le dije a la morenaza de la cuarta, sí de la cuarta década. En eso que llega el de la renta, un representante de don Luis Alcides, mi casero. No te vine a cobrar, me dijo a medio reír; vengo a decirte que tienes un mes para desocupar el cuarto, porque el jefe quiere modernizar la cuartería pensando en la demanda que habrá por la refinería y la llegada de la Secretaría de Energía.
 
Ay, mi hermano, le dije a punto de estallar; de plano hoy me levanté con la chancleta de un lado; nomás falta que un perro me orine. Pues no te hará falta, porque Kaliman está a punto de levantar la patita…
 
Con un trapo atrás y otro adelante agarró a la costa grande cardenense el Frente Frío número 10, y por si fuera poco, con un Ayuntamiento casi entumido por la escasez de recursos, pues Rafa Acosta y don Lalo Fuentes limpiaron la casa. Con decirles que el Presi Beltrán anda apurao pa’ que el Congreso le amplíe la partida presupuestal pues tiene encima a Conciliación y Arbitraje por laudos heredados. Así que a buen árbol se arriman los costeños de Cardeniux.
 
Urge que a la voz de ya, sea declarada zona de emergencia, para que las instituciones federales la volteen a ver…
 
¿Qué pasaría que nadie me jondió selfies de su asistencia al sexto Informe del Góber?


Columnas anteriores