VECTOR X

Sexto informe: a sacar cuentas


Luis Antonio Vidal

Mientras el Gobernador Arturo Núñez se dispone a entregar hoy su sexto informe, Andrés Granier hace maletas en el hospital del penal de Tepepan para salir de reclusión y continuar los procesos penales en su casa.

Hace seis años, Núñez recibía el rabioso aplauso de la clase política, de los empresarios y de las corrientes izquierdistas locales quienes, rendidos ante el poder emergente, lisonjeaban al beneficiado del efecto AMLO.

No había esperado toda su vida –decíany ofrecido lo mejor de su carrera política para sepultarla en una Gubernatura. Era la expectativa de un buen gobierno.

Granier, en cambio, acababa un sexenio en medio de serios cuestionamientos financieros. Con el Sector Salud quebrado y con proveedores endeudados.

Sin embargo, pese a tooodos los conflictos y al colapso económico de finales del 2012, el químico terminó su administración con niveles de aceptación social que ya quisieran en este gobierno.

Seguir comparando a uno con otro realmente sería un ejercicio extenso y subjetivo según el cristal de cada quien. Los ciudadanos tendrán su opinión sobre el desempeño de cada uno, pero curioso es que hoy más que nunca se repite aquella frase lapidaria, tan de moda a partir del año 2013: "Quizá el químico robaba, pero repartía; ahora ni eso, y el dinero sepa Dios donde lo tienen".

Un funcionario estatal comentaba hace unos días al columnista que al Gobernador le tocó bailar con la más fea: un gobierno saqueado y una moribunda gallina de huevos de oro. Podría ser, sólo que en el gobierno como en todos los deportes, a los mánagers se les juzga por sus resultados, y el nivel de satisfacción ofrecidos a los seguidores.

Sólo los grandes vencen a la adversidad.

LA MORRALLA

El Gobernador Electo, Adán Augusto, se desmarcó de asistir al Informe. Que las matracas las suenen otros *** Abrazo solidario a dos colegas y amigos muy queridos: José Luis Gutiérrez, por el deceso de su estimada esposa Gaby, y a José Manuel Quevedo, por el fallecimiento de su señora madre *** Hasta mañana.



Columnas anteriores