¡AH, CARAY!

Entre contentos y afligidos


Ezequiel Luna Arias

Donde la cosa está que arde por problemas con la lanucha, es en la UJAT; le hacen falta nomás 450 melones pa' salir airosa en cuanto a aguinaldos y otras prestaciones de fin de año pa' sus trabajadores.

Y eso lo dijo y acepta su reitor Piña Gutiérrez; que si no le jondean esos guanos de la Federación, ya estuvo que le va a tronar el siquitraque en la temporada decembrina; porque el ujateño es un gremio que no enseña mucho, pero cómo exige.

Ora nomás falta que llegando el billuyo se lo agarre Mr. Amet pa' cubrir otros apuros y en un santiamén se lo desaparezca: nada por aquí, nada por allá: entonces sí ya estuvo que ardió el chirivital.

Ay, Piña, piñita; en qué enredos te metiste, le dice una afanadora de Rectoría; hasta ojeroso te mantienes…

Donde tampoco andan muy bien las cosas, pero cuando menos están contentos porque el 7 de noviembre arribaron a 20 años de su Registro Oficial, es en la Universidad Popular de la Chontalpa, UPCH; Y en agosto, cumplió 23 años de fundada.

La han dirigido Rogelio Díaz, Fernando Calzada, Cantoral, Zárate, Arquímedes Oramas, José Luis Hernández y el actual, Querubín Fernández.

Unos buenos, otros regulares y otros malísimos; pero ahí va la UPCH; dos que tres, dirían los chavos.

Una institución que se propuso crecer en matrícula, pero no se elevó la calidad.

Con la llegada de Morena al poder, la UPCH tiene la esperanza de ser apoyada en grande, pues fue un Proyecto Educativo de López Obrador en los años 90's…

Los que retozan de contentos por la zafra pasada y por la que viene, son los más de 1,800 productores de caña de la pequeña propiedad que surten al Ingenio Benito Juárez de Cárdenas; así andarán de alegres que en asamblea dieron el visto bueno pa' que se alargue el período de la directiva de 4 a 6 años.

Claro, el que está más contento es su dirigente Moncho Córdova Broca, que ahora reinará hasta el 2022.

Órale.



Columnas anteriores