ANALISTA

Éxito no es suerte


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 1068

En lo personal, entiendo a ésta como acontecimientos incontrolables fortuitos, que se materializan en resultados positivos gracias a la preparación, el talento y el trabajo.

Es decir, si llega ese acontecimiento incontrolable o "golpe de suerte" y uno no sabe qué hacer con él, porque no hay preparación, talento o trabajo que lo encauce hacia una determinada decisión, simplemente obtendremos un: "Ok muchas gracias, nos vemos pronto, saludos". No pasará nada.

Gobernar requiere suerte, sí. Pero exige preparación, talento y conocimiento. De otra manera, ni tener petróleo o un presidente de origen tabasqueño, logrará sacar al estado de Tabasco de la crisis en la que se encuentra.

El gobernador electo de Tabasco, Adán Augusto López Hernández tiene amplia experiencia y aunque no hay información que pueda considerarse definitiva, parece estar preparando un equipo de trabajo con personas experimentadas, que no lleguen al puesto y tarden un año en aprender cómo se hace la chamba, porque Tabasco ha perdido más de doce años de desarrollo.

Se requieren conjugar tres elementos para ver resultados: 

1) Proyecto: Políticas Públicas bien seleccionadas. Basadas en estudios serios que determinen cuáles de las vocaciones productivas con potencial de mercado son prioritarias (Análisis)

2) Determinar claramente lo que se requiere (dinero, personas, alianzas, participación ciudadana) y cómo se articulan los diferentes elementos para que el punto 1 sea posible. (Diseño)

3) Implementación: Aquí hablamos de una administración pública efectiva, innovadora y las personas que la dirigirán y operarán, aunado a una adecuada ejecución de los presupuestos.

Así que, además de honestidad en el combate a la corrupción, Tabasco necesitará suerte y preparación.



Columnas anteriores

visitas