VECTOR X

Tomiris y Tey, más de lo mismo


Luis Antonio Vidal

En los días de campaña electoral, los estrategas de Morena tenían diversas proyecciones de cuántas alcaldías y diputaciones locales ganarían. Ocurrió lo inesperado el día de la elección.

El voto parejo arrasó a todos, hasta a los candidatos con alto nivel de incompetencia demostrado en el proselitismo.

Por ejemplo, en ninguna expectativa, ni en el mayor de los optimismos, aparecía el triunfo en la presidencia municipal de Tacotalpa con una desconocida de nombre Tomiris Domínguez, quien reprobó la prueba de fuego cuando fracasó en la movilización de seguidores para un mitin ofrecido al candidato morenista a la Gubernatura.

Hoy, como estaba previsto, empieza a pintar el pálido tono de la incertidumbre en el Ayuntamiento, por la falta de experiencia.

"La alcaldesa no sabe ni jota, no entiende lo que significa gobernar un municipio, menos administrarlo", comentó hace unos días a quien ésto escribe un simpatizante de Andrés Manuel avecindado en Tacotalpa. Tampoco se esperaba la victoria de la ex priísta Tey Mollinedo Cano, a quien los méritos no le alcanzaban ni para ganar la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Teapa.

Caprichosa como es la política, la fuerza electoral de AMLO arrastró a Tomiris y Tey como un tsunami se lleva a su paso cualquier cantidad de ornamentos.

En Teapa, como en Tacotalpa, las cosas pintan igual. La Cuarta Transformación tardará en llegar por la improvisación de los funcionarios municipales y la falta de oficio de doña Tey.

Si AMLO tiene prisa en construir su proyecto de nación, la alcaldesa nada de a muertito.

En estas primeras semanas de administración, su oficina de prensa presume la enorme gestión de la jefa. Y lo hace de esta manera: "Asiste Tey Mollinedo a la presentación del programa Sembrando Vida", "Gestiona alcaldesa apertura de Registro Civil", "Recibe alcaldesa a delegada estatal de Cruz Roja", "Inaugura alcaldesa exposiciones de altares", y así entre otras baratijas. Un dulce a un niño desnutrido.

Con esa banalidad se emprende el camino a la Cuarta Transformación. ¿Acaso no es más de lo mismo?



Columnas anteriores