Altavoz

Dinamitan ediles la transformación


Fabiola Xicoténcatl

El pasado 21 de septiembre, en una gira de agradecimiento por Nogales, Sonora, el Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, puntualizó una de las premisas de su administración con la que pretende pasar a la historia y echar a andar la Cuarta Transformación en México.

"Nada de llenar de familiares a los gobiernos municipales, los gobiernos estatales, no es el gobierno de la familia". Pero los presidentes municipales de Morena en Tabasco parece que ni escucharon ni atendieron el postulado del máximo líder moral de este país.

En menos de un mes de asumir el poder en sus alcaldías, ya se escuchan los reclamos de una decena de municipios donde los presidentes se han servido con la cuchara grande, y empiezan con sus desmanes tanto en los cargos públicos como en la licitación de las obras y la prestación de servicios. Y además están súper alejados de la austeridad republicana que ha pregonado Obrador, y la cual es uno de sus sellos. Traen camionetas lujosas y algunas hasta blindadas y con un séquito, que parecen jeques árabes o dignatarios de algún otro país.

Hay noticias donde hermanos, hijos, sobrinos, compadres y hasta parejas sentimentales son quienes mueven los hilos de la administración y que están cuajando las alcaldías no de los más aptos, capaces y profesionales, sino de parientes y hasta recomendados de sus parientes.

El pasado 15 de julio, Beatriz Gutiérrez, esposa de AMLO, anunció que no asumiría el roll de Primera Dama del país ni ejercería como presidenta honoraria del DIF nacional, sino que ese papel lo iba a operar quien sea designada o designado director del organismo. Esta "línea" lanzada por la escritora y esposa de López Obrador, también fue desatendida por los alcaldes de Morena, que haciendo todo lo contrario a lo que postuló la señora Gutiérrez Müller, entronizaron a sus esposas en los DIF municipales, y además han llegado con un ansia de poder muy lejos del discreto papel que les ocuparía realizar, al grado de que hoy ellas tienen mayor poder y son más publicitadas que sus mismos maridos.

Señores alcaldes, hay que seguir el ejemplo de AMLO y de Beatriz. Hay que marcar la diferencia entre los que se fueron al basurero precisamente por esos excesos. Ayuden con el ejemplo a López Obrador y a Adán Augusto. Hagan que su pueblo se sienta orgulloso de ustedes.