Altavoz

Paliza de SHCP al Estado


Fabiola Xicoténcatl

El boquete financiero que arrastra el Gobierno de Tabasco es de más de 2 mil millones de pesos, producto del déficit originado sobre todo por los sobregiros en la compra indiscriminada de los medicamentos para la Secretaría de Salud, que se realizaron sin licitación de por medio y el robo descarado de medicinas.

Súmele la elevación del costo en la construcción del nuevo mercado 'Pino Suárez' de Villahermosa, que originalmente se le habían presupuestado 387 millones de pesos y al día de hoy, con apenas un 60% de avance, estaría registrando un sobreprecio, cercanos al poder aseguran que el costo de la obra ya se duplicó. En tanto que la Secretaría de Educación tiene otro boquete y la SDET otro más, Finanzas otro mucho mayor, con el abultado adeudo a proveedores.

A raíz de este desorden financiero que priva en la administración estatal, la Secretaría de Hacienda le habría negado al gobierno de Tabasco la autorización de los 125 millones de pesos que se transfirieron de la construcción de una Casa de Justicia que era parte del programa del Nuevo Sistema de Justicia Penal, pero que no se atendió a tiempo, hacia la Secretaría de Salud, que busca de manera desesperada atender la crisis hospitalaria que priva en los nosocomios del estado y que ya ha costado la vida a muchos tabasqueños.

PEOR DE LO MISMO

Muchas quejas se reportan desde las presidencias municipales que entraron en función el pasado 4 de octubre. Ya hay señalamientos públicos del descarado nepotismo, del derroche de vehículos de súper lujo, de las presidentas de los DIF que se han servido con la "cuchara grande" y tienen cuajadas esas oficinas de amigas, compadres, parientes y recomendados.

La austeridad republicana, emblema del gobierno de AMLO que simboliza la Cuarta Transformación de México, se la están pasando por el Arco del Triunfo. Hay una queja silenciosa porque los alcaldes le mocharon los salarios a los trabajadores, a los de abajo, cuando la promesa de campaña de Obrador era bajarle el sueldo a los de arriba, para duplicarle el sueldo a los de abajo. El colmo, ya los trabajadores de los Ayuntamientos extrañan a los rufianes ex alcaldes que se fueron. Todavía están a tiempo de recapacitar y atender la política del presidente electo. No vayan a llorar mañana.