POLÍTICA DE HOY

Consulta como burla


Samuel Cantón Zetina

MORENA tiene que evitar que la consulta termine en burla.

Al menos, así parece estar pasando en Tabasco. Y es que ya para todo se menciona la posibilidad de acudir cada rato a las urnas.

Aquí, Beatriz Milland Pérez, Evaristo Hernández y el diputado local Braulio Escalante hablaron ya de llevar a las urnas temas como la despenalización del aborto, la concesión (y aumento de tarifa) del cobro del agua entubada, y la propia construcción del Tren Maya, de trascendencia regional.

En el Congreso tabasqueño, incluso, contemplan que los legisladores -como en San Lázaro, con la T4- asuman el costo de la consulta del ferrocarril.

Pudo ser su inclusión una torpeza por parte de Escalante, si recordamos que la obra fue citada al principio -junto con la refinería- entre las que serán directamente asignadas.

El mismo Evaristo ha adelantado que mandará a consulta la idea de hacer una ciclopista -para convertir a la bicicleta en un medio cotidiano de transporte, y no sea meramente recreativa-, aunque posee otras propuestas como edificar un condominio de 4 pisos para muertos, y un teleférico, que no ha vinculado al ejercicio democrático.

Casi como estrategia, a partir de la polémica generada por la consulta del aeropuerto, el PRI estatal adoptó la línea de obstaculizar sistemáticamente a las nuevas autoridades, forzándolas a compartir sus proyectos para que la ciudadanía decida.

Puede ser redituable para el tricolor, porque MORENA corre el riesgo -de no elegir bien la materia de sus consultas- de saturar a la población con tanta preguntadera, y de que el noble instrumento, que da inédita participación a la gente en la toma de decisiones, no se frivolice.

Y DE MAÑANA…

ROBO DE vehículos, salidas de efectivo sin justificación y 456 "aviadores" de enero a junio -"presumiblemente", en campaña por Gaudiano- es el primer parte de lo que Evaristo encontró en Centro a un mes de su regreso. Ahora sólo falta que él denuncie formalmente…



Columnas anteriores