POLÍTICA DE HOY

Pez de las Tempestades


Samuel Cantón Zetina

Andrés Manuel López Obrador tiene pensando a México. Con el sitio del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México; con su posición en la migración y la invitación a Maduro.
 
Abrió -y es lo más importante- amplios espacios para la discusión, en asuntos donde los mexicanos tienen derecho, y acaso obligación, de participar. Por eso, lo injustificado de que lo acusen de atentar contra la libertad de expresión por exhibir la parcialidad de Carlos Loret de Mola con la T4.
 
Hasta ayer, lo más polémico era su declaración de que dará trabajo en el Tren Maya a los migrantes (alrededor de 15 mil avanzan a EEUU). Preocupa a mucha gente, también por la inseguridad.
 
Un cibernauta, irritado, preguntó al caudillo:
“¿Cómo puede ofrecerles trabajo, con dos millones de desempleados en México?”.
 
Aunque empieza hasta el 5 de diciembre, Claudia Sheinbaum proclamó a CDMX “santuario” de exodistas.
 
Peña Nieto, como siempre, dando bandazos: un día dijo que sólo ingresarán y permanecerán con papeles; otro los detiene, y al siguiente los deja continuar sin más.
 
Finalmente presentó un plan que los hondureños rechazaron.
 
Sobre la terminal aérea, las opiniones se dividieron. Comprensible, en un tema donde muy pocos -fuera del sector aeronáutico poseían elementos para votar.
 
Y lo más reciente, la confirmación de que viene Maduro, igualmente amargó el día de un sinnúmero de personas.
 
AMLO sostuvo: “Somos amigos de todos los gobiernos (y pueblos) del mundo”, aunque insistió en que los críticos están en su derecho a disentir. México no puede ser amigo del pueblo de Venezuela cuando su futuro gobierno se dispone a dar trato de Jefe de Estado a su opresor.
 
Y DE MAÑANA…
EVARISTO SOMETERÁ a consulta la ciclovía. No dijo si también el teleférico en Ismate y Chilapilla, y el condominio para muertos de Villahermosa…


Columnas anteriores