Altavoz

Mafia del poder no se quiere ir


Fabiola Xicoténcatl

SE HAN VALIDO DE TODA CLASE DE ARTIMAÑAS PARA DERROCAR A AMLO ANTES DE QUE ASUMA.
 
Los llamados a la reconciliación han topado con una pared de acero. Al contrario, ese grupo de mafiosos ha enfilado todas sus baterías para torpedear a AMLO. Se han valido de toda clases de artimañas para derrocarlo antes de que asuma la Presidencia de la República el próximo uno de diciembre.
 
Primero, con una encarnizada campaña de prensa con periodistas y medios de comunicación, recién el triunfo de AMLO, lo atacaron un día si y el otro también con el famoso fideicomiso de reconstrucción de los sismos del 19 de septiembre de 2017.
 
Fue tan intensa la campaña que inició desde las entrañas del INE, que la entrega de la constancia de Presidente Electo se retrasó por varias semanas. Era patético ver como se desgañitaban en la radio, televisión, prensa escrita, columnas nacionales y redes sociales.
 
Todos echando fuego en contra de AMLO. Era tanto el bombardeo mediático que crearon la sensación de que AMLO no llegaba, que le iban a cancelar su triunfo, y que la elección iba a ser anulada. Como no les funcionó la estrategia siguieron con las descalificaciones al gabinete de López Obrador. Fueron objetando uno a uno los nombramientos.
 
Luego continuaron criticando la descentralización gubernamental como el traslado de las Secretarías a los estados; después siguió la condena contra los programas piloto como la construcción del Tren Maya y las dos refinerías de Pemex, incluida la de Tabasco en la zona del puerto Dos Bocas, Paraíso.
 
Pero donde sí se han descarado, donde han hecho alarde de todo el resentimiento posible que puedan sentir por López Obrador ha sido en la eventual cancelación del megaproyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM), que están construyendo en el lago de Texcoco, en el Estado de México.
 
La andanada ha sido despiadada a raíz de la Consulta Nacional sobre la viabilidad o no de continuar en Texcoco que científicamente es inviable, o en Santa Lucía, que es la propuesta alterna de AMLO para solucionar el problema de saturación del tráfico aéreo en la CDMX.
 
Esta cruenta batalla contra todo lo que proponga el tabasqueño López Obrador pone de manifiesto que la mafia del poder –donde por cierto hay muchos tabasqueños, y su brazo informativo-- sigue incólume, vivita y coleando.No se quiere ir el próximo uno de diciembre.