¡AH, CARAY!

Con la majagua al hombro


Ezequiel Luna Arias

Y la s lunas de octubre cantan las golondrinas pa' dejarnos en brazos del mes de las ánimas. Bueno, es el mes en que el grueso de la raza nopalera le rinde tributo a los difuntos. Pinta tu calavera y te largas al dogout, diría el cronista beisbolero. Con el bat al hombro, el Peje Obrador quiere sacarla del parque y vaciar las bases pa' irse arriba en la pizarra, cuatro a cero, en contra del club la Mafia del Poder; piensa ganar por paliza la consulta sobre dónde debe construirse el nuevo aeropuerto…

Con su modelo neokeynesiano, quiere Obrador devolver al estado, la rectoría y ser el propiciador del desenrrollo. Dirán los salinistas, eso es algo trasnochado, viejo y caduco. Ya lo usó Echeverría y Jolopo y hasta De la Madrid; chance tengan razón. La diferencia es que ahora trae el ingrediente de no robar, no mentir y no traicionar, un código de ética parecido a las Tablas de Moisés. Dura losa pa' la raza mexicana acostumbrada al trinquete, movida, mordida, embute, mochada, tajada; pero con la cuarta de cuero crudo, la transformación ansiada del Peje, si no queda al pelo, cuando menos que dejemos de estar entre los más chingaqueditos del planeta…

Los que andan más alborotados que bejuquilla en corrida, son los taxistas cardenenses, pues resulta que su líder Miguel Ángel López, le está haciendo de iguana los tamalitos a una veintena de auténticos choferes que se han partido pata, mente y corazón en el volante, y na' que ahora que viene el reparto de las concesiones o placas, Miguel Ángel se las entregará al mejor postor, pasándose por el arco del triunfo, la antigüedad y los derechos de los auténticos ruleteros. No te digo: aquí el que no corre, vuela; lo bueno es que ahora ya no hay quien se deje, y los del volante menos. Pa' este 7 de noviembre harán su segunda marcha de protesta, una samotana, porque están seguros que a palos salen las hicoteas.



Columnas anteriores