VECTOR X

Primer plebiscito de AMLO


Luis Antonio Vidal

Desde ayer (y hasta el próximo domingo) se instalaron mesas receptoras de votos en todo el país para conocer la opinión de los ciudadanos respecto al polémico tema. Texcoco o Santa Lucía, no hay de otra.

Aún cuando el presidente electo Andrés Manuel López Obrador dice mantenerse al margen, sus simpatizantes han entendido la línea y promueven la base militar de Santa Lucía como la mejor opción.

Conociendo la proclividad de Andrés Manuel López Obrador hacia esta opción, el ejercicio atiende la condición inevitable de presentarse como un plebiscito para la imagen del tabasqueño en términos de aceptación pública.

Si en las pasadas elecciones su candidatura ganó con más del 50 por ciento de los votos, el resultado a favor de Santa Lucía debe ser proporcionalmente representativo a su efectividad electoral aún vigente.

Andrés Manuel López Obrador apuesta a la legitimidad de su decisión. El pueblo, sostiene, no puede estar equivocado, aún cuando no siempre la decisión mayoritaria de la gente sea la correcta.

Por lo pronto, las estructuras estatales de Morena cargan la misión de generar condiciones para el triunfo de Santa Lucía. Es un asunto de operatividad a favor de la causa de su movimiento, así se entiende.

Cada responsable estatal de Morena rendirá cuentas al equipo del presidente electo sobre la eficacia de su promoción electoral. En contraparte, los empresarios también juegan sus cartas.

 

La Morralla

En la sección 29 del SNTE, ex secretarios generales andan tendiendo la cama a su actual lideresa María Elena Alcudia Gil. El temible regreso de la maestra Elba Esther moverá todo *** Quien vive en la milonga es Diego Ánimas, líder charro de otro sindicato magisterial. Mientras el gobierno le deje hacer negocios, cierra el pico *** Que indulte al químico Granier, piden a López Obrador algunos tabasqueños simpatizantes del ex gobernador ***

Hasta el domingo.



Columnas anteriores