CHISME Y COTORREO

Al ladrón las llaves


Juan Cadena

Del cantar de los cantares, la mejor estrofa es "Al ladrón las llaves", donde quiera y en cualquier ciudad del mundo, harán acto de presencia, los pillos de 7 suelas, cuando la confianza se les deposita, a personas de dudosa reputación, nos sale el tiro por la culata, mucho se ha dicho de Octavio Romero Oropeza, (ORO), que no tiene experiencia en el ramo petrolero, pero tiene mucho corazón para no robar, AMLO le depositó su entera confianza, por estar seguro de su honestidad, cosa que muchos pierden cuando los tienta el chamuco, dejándolos ciegos de ambición, como los policías especiales de PEMEX, encargados de cuidar el orden de los ductos y resultan los más grandes huachicoleros, esta es la organización delictiva más grande de Tabasco, los nombres de esta banda no los ponemos, porque son muchos los sinvergüenzas que la integran.

En el edén tabasqueño, no hay modo que enderece el rabo el burro, ya que los principales municipios del estado, le dieron al ladrón las llaves, en los que se dice que están a punto de ir a la cárcel, son Gerardo Gaudiano Rovirosa, José Sabino Herrera Dagdug y don Eduardo Fuentes Naranjo. Gaudiano es la persona que en cuestión de escrúpulos, nada se puede decir ya que carece de ellos, desvió muchos millones de pesos, que eran para la compra de cloro y desinfectantes, para su campaña, en su desmesurada idea de ser gobernador.

Por su parte, José Sabino Herrera Dagdug, que tenía un salario mayor que el del gobernador, todas las obras las hacía su hermano Seyner, las despensas las vendía el super ALCA, propiedad de su hermana Shirley, las grúas y el retén eran de su hermana Silvia, grúas que cobraban de 8 a 14 mil pesos, por el arrastre, fue por eso que se le ocurrió la brillante idea de regalar una suburban a la Iglesia católica, para ver si el eterno le expiaba sus pecados. Lalo Fuentes Naranjo, es un caso especial por su edad. 9171145577



Columnas anteriores