Shanik en BASTA!

Elizabeth Álvarez admira a su marido


Shanik Berman

Lecturas: 921

Elizabeth Álvarez, ¿Jorge Salinas te consiente?
Claro y todo lo que me regala mi marido yo me lo pongo, aunque no lo quiera ni lo necesite; nunca en mi vida he regresado un regalo de mi marido, jamás. Si no, ya no me va a regalar nunca nada, mejor que le queden ganas de consentirme siempre.
 
¿Te compró tu casa?
No, él vive en mi casa, porque así se dieron las circunstancias; es un lugar que tenía yo hace muchos años y ahora es nuestra casa.
 
Pero si viven en tu casa ¿él qué te ha comprado?
Él es mi marido, compra todo lo de mi casa y paga el súper, la luz, el agua, el teléfono, el gasto, todo, cual hombre responsable de su hogar; y lo de él es de él y lo mío es mío.
 
¿Él nunca te ha dicho me voy de la casa?
No, y si se va, no creo que llegue ni a la puerta, porque no se va; él dice que no se va aunque yo lo corra y me dice: “Si me muero, me voy a venir a aparecer aquí contigo”; pero no hemos llegado a ese punto de aventarnos la cacerola, esperemos no llegar a eso. Por lo pronto siempre hemos dormido juntos y en la misma cama. Nos casamos el 15 de octubre de 2011; hoy cumplimos 7 años de casados más dos de novios, nueve años felices.
 
¿Es gritón?
Sí grita, él es así, pero ya sus gritos no me hacen mella; él grita para todo, para él es su autodefensa.
 
¿Es celoso?
Es hombre y por eso es más celoso, yo casi nada; él no puede ver mis escenas de besos en novelas, le cambia o se voltea y yo las de él las veo y hasta las repito, pero fuera de eso no lo provoco, Jorge es Leo y quiere ser el único león.
 
Dice que diario le cocinas…
Me encanta cocinarle y soy buena, le preparo diario su cena, lo consiento exageradamente: le hago piojito, lo acaricio, le cuido sus sábanas, aromaterapia, el cuarto con la vela y cuando no lo hago me dice: “¿Qué pasó, por qué no lo haces?”. Ya se acostumbró. Quiero que se sienta amado, con ganas de llegar a su casa.
 
Y tú estás ahí en la casa esperándolo…
Ahí guapísima, siempre; me peino, me maquillo para cuando él llegue siempre esté arregladita, recién bañadita, con perfumito y todo rico.
 
¿Y todavía le das placer cuando quiere cuchi chuchi?
Nosotros estamos amorosamente contentos y nos disfrutamos al máximo; Jorge es tierno, cariñoso y muy apapachador.
 
¿Le perdonarías una infidelidad?
Ni él a mí ni yo a él. Yo sí quiero amor, siempre amor y cuando ya no haya amor, yo lo entenderé y él también, espero-, dijo la bellísima ojiazul Elizabeth Álvarez.


Columnas anteriores

visitas