VECTOR X

Adán: el primer dardo


Luis Antonio Vidal

A tres semanas del sexto informe del gobernador Arturo Núñez, las esquirlas de acusaciones se han clavado en los rostros de algunos funcionarios.

Si la compra de un dron por 12 millones de pesos generó sospechas fundadas, el gobernador electo Adán Augusto López puso la cereza en el pastel cuando denunció la compra de un terreno para la zona económica especial a un sobreprecio de 100 millones de pesos.

Un negocio que generó ganancias por $60 millones con cargo al erario estatal, observó el próximo mandatario.

La acusación tiene valor por su origen. Adán ha de tener en sus manos los documentos que demuestran sus dichos.

Pero sobre todo, conoce los alcances de su declaración, porque si la actual contralora Lucina Tamayo no entra al fondo de la denuncia, cuando él asuma la gubernatura se investigará el asunto hasta sus últimas consecuencias (así se dice siempre política).

El dardo lanzado por López es el primero contra los que se van. Hace unas semanas se refirió al ex alcalde de Centro, Gerardo Gaudiano, y al actual Senador Juan Manuel Fócil, pero no había acusación directa contra un acto de corrupción del gobierno estatal.

Quizá sea irrelevante si en estos dos meses se avanza o no en las pesquisas del millonario negocio, lo interesante vendrá cuando inicie el gobierno de la transformación porque habrá de demostrarse la pillería y entambar a los responsables.

Ya están en la mira los primeros candidatos para ocupar la cama de Sáiz Pineda en el Creset.

La Morralla

Por cierto, el gobernador electo confirmó a varios apuntados en su próximo gabinete, entre ellos Jorge Suárez y Romeo Gurría. Se les ve despachando en Sedafop y Sedet. ¿Ya sabe usted qué granierista recomienda a Suárez? *** Por cierto, los amigos de Tomás Fernández Torrano ya andan celebrando porque, dicen ellos, su cuate amarró hueso en la Secretaría de Salud. Luego le cuento *** En la última sesión de la Cámara de Diputados, Karla Rabelo, huimanguillense como es, repartió piña y desgreñó a su amiga Beatriz Milland. Así se llevan *** Hasta mañana.



Columnas anteriores