Altavoz

Y se vieron a la salida


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 1612

La última vez que Andrés Manuel López Obrador estuvo en Plaza de Armas fue el 3 de junio de 2015 como presidente del Conejo Político Nacional de Morena, cuando llamaba a apoyar a los candidatos de su naciente partido, entre ellos a Octavio Romero Oropeza que competía por la presidencia municipal de Centro.

Ahí, frente al Palacio de Gobierno donde este domingo por la mañana sostendrá una reunión con el gobernador Arturo Núñez, AMLO alertó que la mafia del poder tenía un plan para aplastar y avasallar a MORENA en Tabasco. “Porque quieren transmitir a todo el país el mensaje que aquí en mi tierra, en mi agua, no pintamos y si aquí en Tabasco no tengo fuerza como dirigente, menos voy a tener fuerza a nivel nacional. Todo esto con miras a las elecciones presidenciales del 2018”.

Cuatro días después fueron las elecciones constitucionales con los resultados que todos sabemos y de ahí la ruptura con Arturo Núñez por la presunta imposición de Gerardo Gaudiano en la alcaldía de Centro.

La Plaza de Armas de Villahermosa tiene un enorme significado para López Obrador. Justo ahí comienza la leyenda con el movimiento social que encabezó AMLO como candidato del entonces PRD, luego del fraude en las elecciones a la gubernatura en 1994, donde se impuso el priista Roberto Madrazo.

En enero de 1995, justo el día en que Madrazo habría de tomar posesión, los seguidores de López Obrador sitiaron el Palacio de Gobierno y se declararon en plantón permanente en Plaza de Armas, para evitar la llegada de Madrazo, quien sólo alcanzó a rendir protesta y se atrincheró en la Quinta Grijalva.

Con apoyo federal, a finales de enero Madrazo logra romper el sitio a palacio y AMLO opta por la retirada “para que la sangre no llegara al río”.

En abril de ese año inicia la llamada ‘Caravana por la Democracia’ hacia la Ciudad de México, donde exhibe las llamadas Cajas de la Ignominia, pruebas irrefutables del fraude de Madrazo en Tabasco.

Este movimiento catapulta a López Obrador a la cima y lo convierte en el político más popular de la izquierda México. Lo demás es historia.

Luego de la ruptura en el 2015 entre Arturo Núñez y Andrés Manuel López Obrador donde hubo señalamientos de todo calibre entre ambos, hoy se reencuentran de nuevo en el Palacio de Gobierno en Villahermosa. En una declaración de Núñez en 2016, retó a AMLO con un “nos vemos a la salida”.

Hoy ANJ va de salida, apenas le quedan 75 días de su gobierno. Hoy ANJ se verá formalmente cara a cara con López Obrador, a quien una vez le llamó “mi amigo y jefe”. ¿Qué pensarán cada uno en su interior? ¡Sólo ellos lo sabrán!



Columnas anteriores

visitas