¡AH, CARAY!

Con qué ojos, divino tuerto


Ezequiel Luna Arias

Ora sí que en Cárdenas, nos llovió sobre mojado; qué mojado, empapado. Tremendo aguacero, de esos que traen hasta pochitoques.

Hubieran visto a las tres veces Heroica, parecía una laguna. Tanto que la administración saliente había cacareado y hasta cohetes tiró cuando inauguró la rehabilitación de las calles que merodean la Central cantinera, perdón, camionera municipal; Rafa Acosta gritó a los cuatro vientos que ya se habían acabado 50 años de inundaciones.

Pícaramente Chon Ramos, de la merito Pueblo Nuevo, nomás dibujó una sonrisa de incredulidad; como diciendo: jummm, me acabara ella…

No es lo mismo con la Cuarta Transformación que la Transformación con la cuarta… Mientras los grandes comerciantes de Cardeniux ya se saborean el dichoso Buen Fin que les permita salir de apuros, el Presi Beltrán, asegura que las finanzas mañocipales están tronadas, no le dejaron ni pa' pagar los aguinaldos.


Con qué ojos, divino tuerto, les adelanta el aguinaldo a más de mil burócratas y otro tanto de Polis y Tranchos. Como si no bastara eso, le dejaron una deuda de 75 millones en la CFE; o sea, se hicieron mulas y no pagaron la luz un resto de bimestres.

Así que la Pelota Beltrán, tendrá que meterle las capulinas a los auditores, antes que Rafa y don Lalo se gasten o desaparezcan la lana. ¿O será que el primero se la echó toda en campaña?...

Son tan fuertes los aguaceros de octubre que ya arrasaron con el Fuero constitucional a autoridades y diputados; acabaron con Corazón Amigo y Cambia tu Tiempo; ojalá se lleven también la desidia, mala leche, los trinquetes, la flojera, la ignorancia, delincuencia, y por qué no hasta un montón de pobreza…

Al que se ve que no nada más le encanta el tamal, sino que le fascina, es al edil Evaristo de Centro. Ya se le clavó entre ceja y ceja, promover la hechura de un tamal de 50 metros de largo; la cosa es que hasta Guinnes venga a tomar nota pa' que el tamal choco sea el más grande del mundo. No te digo.



Columnas anteriores