POLÍTICA DE HOY

Peje-Núñez, cara a cara


Samuel Cantón Zetina

Los enfrentó el resultado de la elección para alcalde del Centro en 2015. Echado el candidato de su partido al cuarto lugar, AMLO culpó al gobernador de “mano negra” y traición.
 
Agraviado, como él mismo se dijo, Núñez rechazó el señalamiento y sostuvo que no era responsable por los malos candidatos de otros partidos, advirtiendo a Andrés: “Nos vemos a la salida…” Más tarde, censuró la falta de autocontención del caudillo.
 
A principios de sexenio, el Rey Arturo reconoció la influencia de Obrador en su histórico triunfo -PRI perdió la gubernatura tras 70 años de dominio-, e incluso lo llamó “jefe”, que en este mismo espacio se calificó de error.
 
“La jefatura” a favor del presidente electo fue retirada luego.
 
En junio de hace tres años, Andrés Manuel debió molestarse en sobremanera por el revés electoral de Octavio Romero, su amigo, hombre de confianza en el GDF, y al que ahora nombró director general de PEMEX.
 
“Jodi”, como Octavio debutó criticando en Telerreportaje, subió en la extraordinaria de marzo del 2016 al tercero, por el cambio de candidatos en el PRI y en el Verde.
 
“Grillado”, Arturo Núñez fue linchado mediáticamente como desleal no solamente por las derrotas  de Villahermosa, sino por “entregarse” a Peña Nieto y no regresarse a campaña junto al paisano.
 
¿Hubiera podido doblegar por la fuerza al presidente? ¿Quizá cerrando pozos, aislando al Sureste o declarando la independencia del Edén? El saqueo granierista, la modificación en 2007 al Convenio de Coordinación Fiscal, y el derrumbe del petróleo, golpearon al nuestro como a ningún otro estado.
 
Y sí, el gobierno federal nos dejó “morir” solos. Núñez acaba de insistir en Copladet -antes, desde Conago- en que urge revisar a fondo el federalismo fiscal para que haya “piso parejo” en la distribución de las participaciones. El domingo, en que se reúnan para desayunar, el pleito de dos políticos profesionales que saben del poder de las circunstancias, será olvido. 


Columnas anteriores