VECTOR X

62 años de ATP, periodismo y contrapeso


Luis Antonio Vidal

Arropada por el cálido cobijo de la unidad, la Asociación Tabasqueña de Periodistas celebró 62 años de haber sido fundada, y hoy permanece como una de las agrupaciones periodísticas más antiguas del país.

Políticos de todos los colores, periodistas, empresarios y otros invitados compartieron el festejo en un ambiente de verdadera camaradería. En representación del Gobernador electo de Tabasco, Adán Augusto López, asistió la ex diputada local María Luisa Somellera. Dieron realce a la convivencia personajes de alto calibre como Marcos Rosendo Medina, Ariel Cetina, César Burelo, Luis Salinas, Jaime Mier y Terán, Nicolás Bellizia, Pedro Gutiérrez, Manuel Rodríguez y Roberto Villalpando, entre otros.

A unos cuantos meses de iniciar un nuevo gobierno, la ATP planteó su posición en torno a la relación entre medios de comunicación y el poder político. Qué mejor manera que hacerlo con las palabras de Francisco I. Madero cuando entró triunfante a la capital del país, en 1911:

"Para el nuevo gobierno de la prensa deseo su cooperación franca y sincera. Que por mi parte, yo como ciudadano, como candidato a la Presidencia de la República o como gobernante (si algún día llego a serlo), consideraré como amigos a los que realmente me hagan conocer las faltas que cometa, pues mi intención será siempre recta, pero no por eso pretendo ser infalible. Los que me ayuden en mi carrera pública señalándome mis errores serán mis mejores amigos, y únicamente me cuidaré de aquellos que, desconociendo mi carácter, pretendan atraerse mi amistad aprobando incondicionalmente mis errores". Ojalá se entienda la crítica, cuando sea necesaria, como necesario contrapeso a la pretensión del poder absoluto. Así sea.

LA MORRALLA

Fernando Rabelo Hartmann presentó su segundo informe de actividades como director de la división de Ciencias Sociales. En el campus le ven espolones para gallo *** Quien asuma el control del ISSET en 2019 debe revisar la dependencia con lupa. La directora general y su parentela se sirvieron con la cuchara grande *** Hasta mañana.



Columnas anteriores