MANIFIESTO

El PRD es un absurdo


José Chablé Ruiz

El libro de la Sabiduría en el capítulo de Eclesiastés o Qohelet refiere que la vida es un absurdo, que nada tiene sentido. ¿Qué le queda al hombre de todas sus fatigas cuando trabaja tanto bajo el sol? Una generación se va y viene la otra; pero la tierra permanece siempre. El sol sale, el sol se pone, y no piensa más que en salir de nuevo (Eclesiastés 1:3-5). 
 
Podría ser esto cierto, cuando leemos la obra de Eduardo Galeano, “Patas Arriba. La escuela del mundo al revés”, que cita: “Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen”.
 
El ejemplo de lo absurdo es como un hombre inteligente, dotado de talento político, que toda su vida anheló gobernar a su estado, no usó su sabiduría ni su experiencia de vida para cuando menos lo registrara la historia como el que hizo la diferencia entre gobernadores mediocres.
 
O el llamado a misa que hace una diputada desde el atril del Congreso del Estado, que intenta vender que Tabasco aún es tierra de ciegos, que se hace pasar como tuerta, creyendo que no se le reclamará y exigirá que también rinda cuentas y transparente los recursos públicos que manejó.
 
Los diputados del PRD tienen que prepararse y documentarse para defender lo indefendible en el Congreso del Estado, por el rotundo fracaso de las políticas públicas del gobierno perredista, que hace presumir el saqueo al erario estatal, que acentuó el empobrecimiento de los tabasqueños. Los diputados del PRD no son ni mayoría tienen ni solvencia moral.
 
Los diputados locales de Morena y el gobierno de Adán Augusto López Hernández, tienen el aval de la mayoría de los tabasqueños, cuentan con el apoyo de un tabasqueño que es congruente en su lucha en contra de la corrupción, por la democracia y la justicia social, que es el Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, quien se comprometió a no fallarle a Tabasco ni a México.


Columnas anteriores