VECTOR X

Asignación directa, el negocio


Luis Antonio Vidal

Una de las prácticas más recurrentes de corrupción en los gobiernos tiene que ver con las compras directas o la contratación de servicios por esa vía.

Por lo general, se favorece a las empresas de los compadres, amigos o prestanombres de éstos para amarrar jugosos contratos.

Viejo truco es aquel esquema de "invitación a por lo menos tres personas" por cuyas venas camina la simulación del ganador con la comparsa de otros dos. Pero, dicen algunos duchos en estos negocios, es una buena forma de legitimar la asignación directa con hermosos adornos de transparencia, equidad, honestidad y demás falsos utensilios. Bajo el nuevo tiempo de transformación histórica, asombra la prisa de la fracción parlamentaria de Morena en el Congreso local por aprobar la reforma a diversas leyes para que las obras relacionadas con la refinería se asignen directamente.

Hace poco, la legisladora Nelly Vargas propuso la enmienda y sus compañeros morenistas, mandones en comisiones al estilo PRI, avalaron fast track su deslumbrante sugerencia, como si corriera prisa el remiendo cuando el terreno donde se instalará la refinería apenas lo andan desmontando.

Como circo bien montado, algunos empresarios aplaudieron ayer la iniciativa de los diputados. Es el maiceo, la línea, la sumisión, indigna reverencia ante el poderoso en turno. ¿Facilitar procesos administrativos? A otro perro con ese hueso. Alguien ya olió el negocio y piensa meterle el diente.

LA MORRALLA

Ha trascendido que el diputado Ricardo Fitz quedó a deber un buen billete a su gestor del crédito mediante el cual compró el departamento de lujo en el edificio Laguna Park. ¿Será? *** En plena crisis, la sección 48 del sindicato petrolero estrenará un palacete. Pemex está en ruinas, pero el sindicato y sus líderes disfrutan riquezas. Chulada de complicidades *** Mañana, la Asociación Tabasqueña de Periodistas (ATP) celebrará el 62 aniversario de su fundación. Austero, pero cálido, será el evento a partir de las 9 AM en el hotel Viva.



Columnas anteriores