¡AH, CARAY!

No hubo austeridad pochitoquera


Ezequiel Luna Arias

Vaya argüende que se traen en el recién desempacado congreso; puro rollo barato que da cuenta que no traen gran cosa en la pelota, o como dijera mi tía Canda, rapidito enseña ron el cobre. 'Ora se agarran del chongo porque aquél o aquélla trae una camiseta o una bolsa, marca tal; que usa truza o bikini, que valen tanto; o una pantaleta de tanto. En lugar de estar metidos en ondas tan importantes que tienen que ver con el desarrollo del campo y la industria; la inseguridad, el desempleo, el viacrucis en Salud; la falta de pagos; se la pasan poniendo cuidado de quién o quiénes cojean de un pie o corren pa' tercera…

Hace seis años se vivía en el Pochitocal una serie de problemas que, pa' qué te cuento si seguramente los sentiste en carne propia; sin embargo, ya se había optado por la alternancia y se esperaba que llegando enero de 2013, los problemas dirían adiós o cuando menos se atenuarían. Pero no pasó nada fuera de serie; el chirivital siguió tronando en todo el sexenio pedorreico. ¿Qué nos pasó?/ Qué fue de nuestros sueños/ Dónde se ha ido nuestro amor/. Pues nada. Se continuaron los derroches; no hubo un plan de contingencia; de austeridad pochitoquera; siguieron los privilegios en la alta burocracia y en todos los poderes. No hubo, como lo intenta el Peje Obrador, un apretón en serio de los que gobiernan. Los recortes no fueron pa' las dietas de los diputeibols; ni pa' los jueces del Tribunal; ni pa' la alta burocracia; ni pa'l IEPCT, ni pa' los partidos, etc. Los vales de gasolina y pagos de celulares, continuaron al alza; el apretón fue externo, no interno. Los recortes fueron en Salud, en programas sociales; en Seguridad, en Educación, en inversiones al campo, y pues a'i están los resultados. No hay que ser mago o adivino, pa' entender lo que nos pasa y por qué nos pasó…

Lo bueno pa' Adán Augusto, el Góber electo, es que ya sabe por dónde entrarle al toro y de quién apoyarse; solo una catástrofe evitaría su éxito.



Columnas anteriores