ANALISTA

El Fracaso eterno


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 929

El servicio civil de carrera en las administraciones públicas, ha sido un esfuerzo siempre fallido, trunco y en muchos casos, ejecutado por personas con poca experiencia.

La cosa es simple: cuesta dinero.

La idea es contar con personas que ocupen cargos basados en su conocimiento, talento y experiencia y no únicamente por una relación o "palanca". Se debe contar con procesos o procedimientos documentados sobre la manera más efectiva de hacer alguna labor relevante: veo cómo se puede hacer bien algo y lo documento. Después determino qué habilidades, conocimientos y talentos se requieren, y se identifican y documentan los perfiles profesionales a buscar. Se traza la ruta de crecimiento profesional para cada puesto, creando entonces un plan de entrenamiento, capacitación y evaluaciones. Se hace el cálculo financiero para determinar, no sólo el sueldo base de cada posición, sino también el monto para bonos, premios y capacitación pagada, que permitan mantener la motivación de las personas que, al hacer bien su trabajo, ven una recompensa. Se mantiene la motivación y se conservan personas expertas en sus trabajos. Es un ganar – ganar.

Para despedir o mover a alguien, debe haber una justificación ligada al desempeño, mismo que se evalúa constantemente gracias al sistema de evaluación basado en indicadores de productividad, resultado de la documentación de procesos y procedimientos efectivos, que mencioné en un principio.

Así, el amigo que colgaba posters en la campaña no puede ahora manejar la planeación, programación o presupuestación de un gobierno, porque simplemente, no sabe hacerlo.

¿Nota que no es sencillo?

El servicio civil o profesional de carrera cuesta dinero y no basta pasar una Ley. Eso es un absurdo. Se requieren expertos para su implementación y es muy necesario para no desperdiciar miserablemente experiencia y talento cada cambio de gobierno.

El Gobernador Electo, López Hernández, sin duda deberá hacer algo al respecto en Tabasco, para que la burocracia sea más efectiva y bien recompensada. Como siempre lo he dicho: lo barato sale caro.



Columnas anteriores

visitas