MANIFIESTO

Telereportaje y valores


José Chablé Ruiz

Fundado el 22 de septiembre de 1958 por Don Jesús Antonio Sibilla Zurita para prestar un servicio social y unir a los tabasqueños diariamente a través de las ondas hertzianas, porque el agua y el pantano mantenían incomunicado a Tabasco, "Telereportaje" es hoy un fenómeno de la comunicación, que deberían estudiar los sociólogos, psicólogos, comunicólogos y los politólogos.

Los tabasqueños no hubiesen ejercido con plenitud las libertades sociales, de expresión, de la política; a denunciar y a combatir la corrupción y la impunidad, si no es porque "Telereportaje" con su "voz de pueblo y con lenguaje de pueblo" fue un valladar al sistema priista autoritario, que reprimía cualquier intento de lucha democrática, social o ejercicio de libertad ciudadana.

Telereportaje pasó de hacer llamados a las familias, a grupos sociales, a las dependencias de los tres niveles de gobierno, para que atendieran un problema familiar, económico, religioso, médico, de infraestructura, de servicio público, etc., a ser la expresión genuina del tabasqueño que luchaba día a día en construir un mejor Tabasco, basado en el ejercicio pleno del Estado de Derecho.

Con los valores morales, éticos, idealismo, conciencia social, perseverancia y constancia de Don Jesús Sibilla Zurita, "Telereportaje" se introdujo con confianza y credibilidad en los hogares y en el corazón de los tabasqueños, para ser parte del colectivo que lucha a diario en contra de la injusticia, la corrupción y la impunidad.

A la muerte de Don Chuy Sibilla, su legado lo continuó su esposa Leticia Sibilla de Oropeza, quien con sus hijos Jesús Antonio, Sergio, Lety y Emmanuel Sibilla Oropeza, dieron voz al Tabasco plural, a los tabasqueños que exigen mejores condiciones de vida.

En este marco, Telereportaje dio voz hace treinta años, a la lucha democrática de Andrés Manuel López Obrador, quien por su perseverancia, constancia, valores éticos y morales, como los de Jesús Sibilla Zurita, hoy es Presidente Electo de México.



Columnas anteriores