MANIFIESTO

Una “vara” muy alta de saltar


José Chablé Ruiz

La “vara” la pusieron muy alta los nuñistas al iniciar el régimen y parece que será muy difícil que la salten con transparencia y rendición de cuentas. Al menos eso se observa con los reclamos de los empleados de la Secretaría de Salud y de la Fiscalía General del Estado, encabezados por los dirigentes de los sindicatos federal y estatal de Salud, Jorge Herrera Pérez y René Ovando García, así como por el Fiscal del Estado, Fernando Valenzuela Pernas.
 
El hecho inédito e histórico que protagonizó el Fiscal Valenzuela al acudir acompañado del personal del órgano público autónomo a la Secretaría de Finanzas, para que el secretario Amet Ramos Troconis explicara el por qué no entrega el presupuesto a esa representación social para que pague las prestaciones sociales que debe a sus empleados, refiere la gravedad de la situación financiera y presupuestal que tiene el gobierno de Tabasco.
 
Imaginémonos que hicieran lo mismo los secretarios de Salud, Rommel Cerna Leeder, acompañado por los directores de los hospitales y centros de salud; de Educación, Angel Solís Carballo, acompañado por los rectores de las universidades y directores de los Tecnológicos, Cecytes y del Cobatab. Sería la ingobernabilidad manifiesta.
 
En enero de 2013, inimaginable era la prospectiva de los nuñistas de hacer un gobierno fallido. El gobernador Arturo Núñez Jiménez era garantía de capacidad, probidad, honradez, transparencia y rendición de cuentas. No se imaginaron que Núñez fuera a considerar enemigo político a Andrés Manuel López Obrador, y que éste con Morena ganara la Presidencia de la República y la Gubernatura de Tabasco.
 
FUSIL: El rector de la Universidad Autónoma de Morelos, Gustavo Urquiza Beltrán, reveló que diez universidades están quebradas, entre ellas la UJAT. Pidieron 19 mil millones de pesos a la SHCP para no tener problemas de fin de año. Ayer la UAEM no pagó a 6 mil trabajadores. Urquiza dice que la UJAT necesita mil 239 millones, y que en septiembre no pagará salarios a los trabajadores.


Columnas anteriores