MANIFIESTO

Podría Morena aclarar gasto


José Chablé Ruiz

La vía crucis presupuestal que tiene el gobierno nuñista se complicará este lunes con el paro "de brazos caídos" que sostendrán trece mil trabajadores de los sindicatos federales y estatales de Salud, como exigencia del pago de confección de uniformes y la homologación salarial.

Los secretarios generales de la sección 48 del SNTSA, Jorge Herrera Pérez, y del SUTSET, René Ovando García, anunciaron el pasado lunes 27 de agosto que si la Secretaría de Salud no cumplía con el Contrato Colectivo de Trabajo el 31 de agosto, llevarían a cabo una Asamblea General Permanente hasta que se pagara 3 mil 800 pesos a los 13 mil trabajadores de Salud por concepto de uniformes, y garantizara el pago de 200 millones de pesos como homologación salarial a 5 mil trabajadores de 37 categorías, el cual vence el 19 de septiembre próximo.

A este barrunto hay que sumar las inconformidades de los proveedores de la Secretaría de Salud, que reclaman el pago de 700 millones de pesos, de los cuales algunos ya tienen serios problemas legales porque desde hace cuatro, tres y dos años no se les paga la prestación del servicio realizado. Lo grave es que en la mayoría de ellos no hay contratos firmados, con los que se podría exigir el pago al nuevo gobierno estatal.

Pero no todo son malas noticias para los tabasqueños, este lunes protestarán como diputados miembros de la LXIII Legislatura Local, los 35 legisladores locales electos el pasado primero de julio, quienes iniciarán formalmente sus tareas el próximo 5 de septiembre.

Ellos tendrán la responsabilidad de revisar las Cuentas Públicas 2017 de los alcaldes, Gobernador, Congreso del Estado y el Poder Judicial; pero además, al ser un poder autónomo gobernado por Morena, podría pedir explicaciones al Gobernador Arturo Núñez Jiménez sobre el porqué hay un problema de insuficiencia presupuestal en el Gobierno.

Los tabasqueños, con un Congreso en el que MORENA es mayoría, podrían conocer la verdad sobre lo que pasa con el presupuesto del estado.



Columnas anteriores