ANALISTA

Datos energéticos; otra administración


MBA. Ramsés Pech

Lecturas: 676

Cuando tengamos que realizar una estrategia energética de un país hay que tener en claro si contamos con un plan; debido que al no tenerlo caeremos al fracaso, colapso e incertidumbre; un ejemplo más radical lo estamos teniendo en Venezuela ante la caída de producción, la cual influye en los precios internacionales del petróleo, donde países productores están viendo una ventaja competitiva que sustituya lo que no produzca este país, por no tener las herramientas para la creación de un plan de largo plazo.

Para hablar de México en un punto de vista de energía, deberíamos considerar los siguientes datos, que ayudarían a entender por qué realizar un plan de aseguramiento energético y económico de largo plazo, debido a que ambos están ligados al crecimiento de un país:

* Reforma Energética no es el plan estratégico; es la forma para asegurar el plan.


* No existe actualmente un plan específico del cómo debemos llegar alineados entre todos los entes jurídicos, políticos, privados y social a la autosuficiencia energética.

* Mexico depende o dependerá de PEMEX en la próxima década; la respuesta es sí.

* PEMEX en 2010 tenía un presupuesto de alrededor de 268 mil millones de pesos y al 2017 fue de 204 mil millones, una reducción del 31%. El más alto se tuvo en 2014 en 356 mil millones. Recordemos que PEMEX sus áreas asignadas son 498 donde 95 están a resguardo y 101 en exploración recientemente se dio una ampliación de dos años para que sean rentables. Alrededor del 80% es ejercido por Pemex Exploración y Producción, cuyo negocio es tener en un mayor volumen crudo/gas en superficie.

* Producción de crudo en 2010 era de 2.577 millones de barriles diarios pasando al cierre del 2017 a 1.948; representa un 32% de contracción.

* Existían 7,476 pozos productores en 2010 y pasando a 2017 es 6,699; representando un 12% en cerrar pozos. En 2013 tuvo el pico máximo de pozos en 9,835.



Columnas anteriores

visitas