CURUL 36

Habrá limpia en el PRD


Leobardo Pérez Marín

Una vez concluido el proceso electoral del 2017-2018, vendrá el análisis del trabajo de cada dirigencia estatal, una de ellas es la del PRD que encabeza Darvin González Ballina, fundador de este instituto político y quien ahora lo vi caer. Las cuentas que entregará el perredista no son buenas, pero en gran parte la derrota no sólo se la deben al paisanaje, sino a la guerra intestina que vivieron las tribus en el proceso interno y una de ellas, la más dañina, fue la que encabezó Agustín Silva, llamada Nueva Izquierda, quien fue el artífice de conflictos por querer quedarse con la mayoría de candidaturas, y al no lograrlo huyeron cual ratas cuando se hunde el barco.
 
Creyeron en Agustín Silva, pero los engañó, los timó y al final los dejó solos; sólo los más leales se quedaron, y los otros saltaron a Morena, y desde ahí operaron bajo la complicidad de Darvin González, quien nunca tuvo la firmeza de enfrentarlos. Ahora en octubre tendrá que darse el cambio de dirigente, y vendrá de nueva cuenta la disputa.
 
Lo que queda claro es que esta cartera por obvias razones tendrá que ser de Juan Manuel Fócil, líder de Alternativa Democrática Nacional (ADN), porque salvo un elemento, la mayoría de esta tribu se mantuvo firme en el PRD, no “chaqueteó” y llegaron hasta el final.
 
De este grupo se asoma el liderazgo de Javier Cabrera Sandoval, sin duda será la carta fuerte de los “Focilistas” para enfrentar de nuevo a Nueva Izquierda.
 
Cabrera Sandoval, a pesar de sus aspiraciones se disciplinó, porque lo dejaron fuera de las boletas electorales, aún cuando el capital político lo tenía él no hizo dramas ni saltó al otro partido. Cabrera Sandoval está hecho dentro de las filas del sol azteca, conoce las entrañas del partido, y a cada uno de los viejos y nuevos militantes. Será uno de los personajes que seguro estará en la pelea por el partido.
 
Por cierto, Agustín Silva ya es diputado electo, por si no lo saben los integrantes de su corriente política a quienes engañó, pero no debe olvidar el ex secretario de Comunicaciones y Transporte que tres años pasan volando. Los tabasqueños aún siguen esperando el proyecto del nuevo transporte público prometido por Silva.


Columnas anteriores