CARA A CARA

Noche de compadres


Raquel Bigorra

Lecturas: 683

Me olvidé de la dieta y le entré al pan con mantequilla
Cada día disfruto más las funciones de A oscuras me da risa, sobre todo cuando van los amigos y nos damos la escapada a cenar. Este vienes llegaron de Villahermosa mis queridos compadres, don Miguel Cantón y Almita. Se llevaron a Yoshio y Marce, y también a unos  amigos doctores al teatro. 
Ya salimos tarde, así que caímos al único restaurante abierto en la ciudad. Mi compadre Miguel es muy generoso y le gusta pedir hasta que salgamos casi sin poder respirar. Yo me olvidé de la dieta y le entré al pan con mantequilla que trajeron a la mesa con tremenda alegría. También brindé con un par de mezcalitos para tratar de bajar el lechoncito que me cené, más el jabugo y finos quesos que pedimos al centro. “Eres brava, comadre”, me decía Miguel. Pero yo soy de las que pienso que cae gorda una pidiendo lechuga, así que me destrampé. 
 
Nos tenían con dolor de estómago con sus historias
Todo estuvo delicioso y yo me sentí soñada, pues mi Bisogno y Cris también se sumaron y yo pude disfrutar de las risas con los compadres. Ya saben que Daniel es tremendo y no le bastó con todo lo que dice en la función, en vivo y en directo se descosió y entre él y mi comadre Cris, cabe señalar que, ya tienen bien ensayadas las rutinas, nos tenían con dolor de estómago con sus historias. 
Entre que mi ahijada Michaela ya le pide la cartera a Bisogno para irse de compras con la madre y que si mi comadre se hace guaje para no regresar a trabajar después de la maternidad, pasamos la noche. 
 
Nunca tenemos nada que ponernos
También le dimos una pasada  a la política, que siempre sube el rating en cualquier mesa y aprovechamos para  brindar por la nueva aventura de mi comadre Almita. 
Resulta que muy pronto en el corazón de Polanco abrirá Passerella by Alma. ¿De qué se trata? De una exclusiva boutique con atención personalizada, donde nosotras las mujeres encontraremos todo para triunfar. Ya sabe que nunca tenemos nada que ponernos y compromisos y eventos a donde deslumbrar es lo que nos sobra. 
Así que enhorabuena por mi comadre, quien se estrena en el mundo de la moda, consintiéndonos a nosotras las mujeres. Muy pronto será la inauguración del lugar, así que podré compartirles los modelos.
 
Dicen que se rieron mucho y les creo
¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Sigamos celebrando la vida y  nuestros afectos, que lo único que nos vamos a llevar son los bellos momentos compartidos. Qué rico la pasamos y qué ilusión que los compadres nos fueron a ver al teatro. Lo bueno es que les gustó la obra, bueno, eso espero. Dicen que se rieron mucho y les creo, porque si algo tiene mi comadre, es que no es queda bien. Es bien sincera. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.


Columnas anteriores

visitas